Ir a contenido

Explotación sexual

Rescatada en Bolivia una mujer argentina víctima de trata durante 32 años

La víctima fue llevada a un prostíbulo cuando tenía 13 años y tiene un hijo de nueve, también liberado

Las autoridades de Bolivia ponen en duda esta historia que ha dado la vuelta al mundo

El Periódico / Agencias

La mujer argentina que fue explotada durante 32 años, con sudadera gris, a punto de entrar en una patrulla a junto a su hijo de 9 años. 

La mujer argentina que fue explotada durante 32 años, con sudadera gris, a punto de entrar en una patrulla a junto a su hijo de 9 años.  / POLICÍA ARGENTINA / AFP

Una mujer argentina fue rescatada el 22 de dicicembre de una red de trata en Bolivia tras haber sido explotada sexualmente durante 32 años. La víctima de 45 años y su hijo de 9 años fueron liberados tras un trabajo coordinado de las fuerzas de Gendarmería Nacional y la Policía Nacional de Bolivia. Las autoridades policiales no revelaron ningún detalle de la identidad de las víctimas que, según la información oficial, ya se encuentran junto a su familia en Mar del Plata, su ciudad de origen, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires. Su familia no dejó de buscarla.

Dos días después de que esta noticia haya dado la vuelta al mundo, las autoridades bolivianas dudan de que halla sido víctima de trata de personas, según informa el diario 'Clarín'. "La Policía Nacional está manejando la hipótesis de que no se trataría de un caso de trata. Sin embargo, igualmente se va a colaborar con cualquier investigación que requiera la Justicia argentina", expresó el ministro de Gobierno (Interior) de Bolivia, Carlos Romero, en conferencia con los medios en La Paz en declaraciones recogidas por ese mismo medio. Romero explica que les llamó la atención que la mujer tenga documento de identidad otorgado en Bolivia y que se dedique a la venta de comida en el mercado central de Bermejo.

Engañadas

Los medios han relatado que la tragedia comenzó en 1987, cuando la mujer tenía solo 13 años. Ese año, un ciudadano boliviano las llevó a ella y a su hermana mayor, de la que era el novio, a Bolivia con promesas de un futuro. Tres meses después, la hermana mayor de la víctima se peleó con su captor y volvió a Argentina, pero le impidieron traer a su hermana. De inmediato denunció que las habían engañado, pero no pudo precisar la ciudad y el lugar exacto en donde permanecía raptada su hermana menor,

A finales del 2017 se reunió información y se logró determinar que la mujer se encontraba en la ciudad de Bermejo, Bolivia. Tras la intervención de la Fiscalía Federal, se coordinaron las fuerzas de ambos países para rescatarla, como finalmente ha ocurrido.