01 abr 2020

Ir a contenido

Israel anuncia elecciones anticipadas para abril del 2019

La legislatura estaba previsto que acabara en noviembre del año que viene

Ana Alba

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, gesticula durante un discurso en el Banco de Israel.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, gesticula durante un discurso en el Banco de Israel. / Amir Cohen (Reuters)

El río sonaba desde hacía semanas con un murmullo que auguraba elecciones anticipadas en Israel y finalmente, los vaticinios se han cumplido. Los líderes de los partidos que integran la coalición de Gobierno de Israel, encabezada por el primer ministro Binyamin Netanyahu, han anunciado hoy lunes la convocatoria de elecciones generales anticipadas para el próximo 9 de abril. 
El detonante de la decisión ha sido la imposibilidad de aprobar una ley sobre el reclutamiento de los judíos ultraortodoxos para el servicio militar, aunque la coalición de Gobierno ya estaba tocada desde que a mediados del pasado noviembre dimitió el entonces ministro de Defensa y líder del partido de ultraderecha Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar), Avigdor Lieberman. Su salida dejó a la coalición con el apoyo de 61 de los 120 escaños de la Kneset, una suma muy justa.
Netanyahu había convocado para el 7 de enero una votación del proyecto de ley para aumentar el reclutamiento en el servicio militar obligatorio entre los judíos ultraortodoxos, como pedían varios partidos (especialmente sionistas y laicos) y como exige una ley anterior. 
Los partidos ultraortodoxos que forman parte de la coalición de gobierno rechazaban esta ley y dos formaciones laicas -Yesh Atid (de centro y en la oposición) e Israel Nuestro Hogar- señalaron hoy que votarían en contra. Esto hubiera impedido que la norma se aprobara antes de la fecha exigida por el Tribunal Supremo, el 15 de enero.

Comunicado conjunto

"Dada nuestra responsabilidad nacional y presupuestaria, los líderes de los partidos de la coalición hemos decidido, unánimemente, disolver la Kneset (Parlamento) y celebrar elecciones a principios de abril, transcurridos cuatro años de la legislatura”, han afirmado los jefes de la coalición de Gobierno en un comunicado conjunto. 
Los partidos -Likud, Hogar Judío, Kulanu, Shas y Judaísmo Unido de la Torá- seguirán gobernando en coalición hasta que se celebren la elecciones, según han indicado. Está previsto que la Kneset se disuelva esta semana. Los comicios se celebrarán casi siete meses antes de la fecha prevista para el final de la legislatura vigente, a principios de noviembre.
Netanyahu ha reiterado en un encuentro con el grupo parlamentario del Likud, el partido líder de la derecha israelí que él encabeza, que la decisión se ha tomado por unanimidad y ha enumerado los logros que a su parecer se han conseguido en esta legislatura, además de mostrar su deseo de tener una coalición de Gobierno en el futuro cuyo núcleo sea la actual.
El primer ministro, que ha llamado a los israelís a dar al ejecutivo un mandato claro para seguir el camino iniciado, ha destacado entre los “logros” más importantes de esta legislatura el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalén y haberse convertido en el octavo Ejército más poderoso del mundo, según informó el diario digital israelí “The Times of Israel”.

"Tiempo perfecto" para comicios

Netanyahu subrayó que, contrariamente a lo que afirmó en noviembre cuando dimitió Lieberman, Israel puede celebrar elecciones ahora porque la situación de seguridad ha mejorado. Se superó el pico de tensión en Gaza y el Ejército israelí ha localizado y está destruyendo los túneles excavados presuntamente por el grupo chií libanés Hizbulá entre Líbano e Israel. 
Según el primer ministro, este es “el tiempo perfecto” para convocar elecciones, a pesar de que, según fuentes de la fiscalía, el equipo de fiscales que investiga varios casos de corrupción que afectan a Netanyahu ha decidido recomendar su imputación al fiscal general del Estado, Avichai Mandelblit.
Medios israelíes han informado de que Mandelblit no hará pública su decisión sobre la posible imputación de Netanyahu hasta después de que se celebren los comicios en abril. En todo caso, una imputación no impediría que siguiera al frente del Gobierno porque la ley no le exige dimitir y él, que mantiene su inocencia, aseguró que no dimitiría.
“Netanyahu tiene prisa ahora, se ha dado cuenta de que la última cosa que necesita es que lo acusen formalmente en medio de la campaña electoral”, apunta el profesor Reuven Hazan, del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

"Likud, número uno"

Hazan considera que Netanyahu no tiene rival dentro de su partido ni entre el resto de líderes políticos. “Ahora está en una posición un poco más débil que si hubiera decidido disolver el Parlamento hace seis meses cuando todo parecía irle de perlas con (el presidente de EEUU) Donald Trump, había más calma con Rusia, etc. tiene más fuegos que apagar, pero la campaña electoral es su fuerte”, comenta el profesor. 
“A los laboristas no se los ve como una alternativa viable. El Likud será el número uno, lo que puede cambiar es quien es el principal socio de coalición de Netanyahu. Si el exjefe del Estado Mayor Beny Gantz se presenta a las elecciones podría ser él, pero esto no cambiará el que el Likud sea el principal partido", destaca Hazan.
En Israel es habitual que no se agoten las legislaturas y se convoquen elecciones anticipadas. Desde 1988 no se ha completado ninguna.