Ir a contenido

Fenómenos devastadores

Indonesia y sus tsunamis: Es el país que más ha sufrido en los últimos años

Entre los principales tsunamis en el mundo ocurridos desde 2004, el sudeste asiático ha sido una de las regiones donde se ha concentrado el mayor número de casos

El Periódico

Debris littered a property badly damaged by a tsunami in Carita  Indonesia  The tsunami occurred after the eruption of a volcano around Indonesia s Sunda Strait during a busy holiday weekend  sending water crashing ashore and sweeping away hotels  hundreds of houses and people attending a beach concert   AP Photo Fauzy Chaniago  / AP

Debris littered a property badly damaged by a tsunami in Carita  Indonesia  The tsunami occurred after the eruption of a volcano around Indonesia s Sunda Strait during a busy holiday weekend  sending water crashing ashore and sweeping away hotels  hundreds of houses and people attending a beach concert   AP Photo Fauzy Chaniago 
Tsunami en Indonesia.
La zona devastada por el tsunami.

/

El tsunami ocurrido en las islas indonesias de Java y Sumatra y que mató al menos a 222 personas, dejó a 843 heridos y 28 desaparecidos, es uno de los eventos más devastadores para este país, pero no ha sido el único de este tipo que ha golpeado las costas de Asia y en el resto del mundo en los últimos años con resultados devastadores.

Con el registro de al menos 220.000 muertos provocados por los  principales tsunamis ocurridos desde  diciembre de 2004,  Asia y particularmente Indonesia han sido de las regiones donde se han concentrado la mayoría de estos fenómenos y también los de mayor potencial destructivo.

Así, el 26 de diciembre de 2004, en el Sudeste de Asia ocurrió un gran sismo de los llamados "megaterremotos", de una magnitud de 9,3 y que fue considerado como el más poderoso de los últimos 40 años, golpeó Aceh, en el norte de la isla indonesia de Sumatra y provocó un tsunami que se sintió en lugares tan alejados como la costa de Somalia.

Las olas llegaron a varios países del océano Índico y provocaron la muerte de 170.000 personas solo en Indonesia, la mayoría en la provincia de Aceh. En otros países el balance fue de unos 50.000 muertos, lo que eleva la cifra total de víctimas a unas 220.000 personas, convirtiéndose en uno de los desastres naturales más dramáticos de la historia humana.

Según el Instituto Geológico de Estados Unidos, el sismo liberó una energía equivalente a la de 23.000 bombas como la lanzada sobre Hiroshima.

Más tsunamis en Indonesia

Para el 17 de julio de 2006, Indonesia sufrió un un sismo submarino de magnitud 7,7, lo que provocó un tsunami en la costa sur de la isla de Java, dejando 654 muertos. Después, el 25 de octubre de 2010, un tsunami causado por un sismo de magnitud 7,7 en el archipiélago de Mentawai, frente a las costas de Sumatra, provocó la muerte de más de 400 personas.

Ocho años más tarde, el 28 de septiembre de 2018, unas 1.234 personas murieron en un sismo de magnitud 7,5 en Indonesia, seguido de un tsunami en la isla de Célebes. Y el más reciente del pasado  22 de diciembre de 2018, en donde un tsunami provocado seguramente por el volcán Anak Krakatoa en el estrecho de la Sonda, dejó al menos 222 muertos, según el último balance oficial.

Otros tsunamis poderosos

Pero no solo Indonesia ha sufrido del poder destructor de la naturaleza y 2 de abril de 2007, en las Islas Salomón murieron 52 personas en un tsunami que golpeó este archipiélago en el Pacífico sur, el cual fue provocado por un terremoto de magnitud 8.

Para el 29 de septiembre de 2009, más de 190 personas murieron en las islas Samoa y Tonga tras un sismo de magnitud 8 que provoca una tsunami. Y el 27 de febrero de 2010, un terremoto seguido de un tsunami golpeó el centro de Chile, dejando más de 520 muertos.

Los tsunamis japoneses

Mientras tanto, Japón es otro de los países del océano Pacífico que más ha sufrido por el embate de las olas gigantes y el 11 de marzo de 2011, el país se vio sacudido por un sismo de magnitud 9,0 seguido de un tsunami, que arrasó varias localidades a lo largo de la costa noreste del país.

Este caso fue uno de los más destructivos de la historia de esta nación, ya que más 19.000 personas fallecieron o desaparecieron con la entrada de la masa de agua en tierra firme, que devastó todo a su paso.

La masa de agua inundó también la central nuclear de Fukushima, dañando sus reactores, en lo que se convirtió en el peor accidente nuclear desde aquel ocurrido en la central soviética de Chernóbil, en 1986. El desastre marcó profundamente a los japoneses y aún hay afectados por la catástrofe que siguen viviendo en alojamientos temporales.