Ir a contenido

TRAGEDIA EN EL SUDESTE ASIÁTICO

Indonesia no cuenta con alertas de tsunami provocados por volcanes

Tras un nuevo evento que ha dejado cientos de muertos y heridos, las autoridades de este país reconocen la falta de infraestructura para disminuir los daños

El Periódico

Tsunami en Indonesia.

Tsunami en Indonesia.

En una situación que aumenta los riesgos para este país, el portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho, afirmó que Indonesia no cuenta con sistemas de alerta de tsunamis provocados por un volcán como el ocurrido el sábado pasado, que ha dejado una ola destructiva de dimensiones mayores.

Este fenómeno ha dejado hasta el momento al menos 281 muertos,  1.016 heridos y a 57 desaparecidos tras la ola gigante causada según los expertos, por un corrimiento de tierras submarino desencadenado por la erupción del volcán Anak Krakatau en el estrecho de Sonda.

"Indonesia tiene que construir un sistema de alerta temprana para tsunamis causados por corrimientos de tierras submarinos y volcanes", señaló Sutopo en su cuenta de Twitter.

Continúan los rescates

Los equipos de rescate continúan con las tareas de emergencia en el sur de la isla de Java y el norte de Sumatra, ambas afectadas por el tsunami. Pandeglang, en Java, ha sido el distrito más afectado y al encontrarse a unos 100 kilómetros al norte de la capital, Yakarta, sirve como escapada de fin de semana para sus residentes.

De momento, todas las víctimas mortales son indonesios, aunque el número de fallecidos puede aumentar en las próximas horas conforme avanzan los equipos de rescate. Según el Ministerio de Exteriores español, la Embajada de España en Yakarta ha informado que no tiene constancia de españoles fallecidos en el desastre.

Médicos sin Fronteras, que se encontraba en la región, ya está prestando ayuda a los servicios de salud locales, mientras que la ONU ha ofrecido ayuda humanitaria y logística, principalmente para instalar cocinas móviles y transporte.

Anillo de Fuego del Pacífico

El Anak Krakatau, que significa en indonesio el "hijo de Krakatoa" y mide unos 300 metros, ha estado en erupción desde el pasado junio.Con un cráter lateral y asentado en una isla cónica, se formó a raíz de la explosión del legendario Krakatoa, cuya caldera quedó derruida en 1883 tras una serie de masivas explosiones que costó la vida de más de 36.000 personas y cuyos efectos se sintieron alrededor del mundo durante semanas.

Según los registros históricos, la explosiones fueron tan violentas que se escucharon a 5.000 kilómetros de distancia y la ceniza llegó a los 80 kilómetros de altura. Indonesia se asienta sobre el "Anillo de Fuego del Pacífico", una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida cada año por unos 7.000 temblores, la mayoría moderados.