Ir a contenido

CRIMEN EN EL ATLAS

Marruecos califica de "atentado terrorista" el asesinato de las dos turistas escandinavas

Las víctimas, una joven danesa y otra noruega, murieron degolladas mientras dormian en una tienda de campaña cerca de la localidad de Imlil

Beatriz Mesa

Retratos de tres sospechosos difundidos por las fuerzas de seguridad marroquies.

Retratos de tres sospechosos difundidos por las fuerzas de seguridad marroquies.

Las autoridades marroquís han calificado de "atentado terrorista" el asesinato de dos jóvenes escandinavas el pasado lunes cerca de la localidad de Imlil, en el alto Atlas, cerca de Marraquesh. Así lo ha confirmado el ministro portavoz del Gobierno, Mustada Jalfi, en rueda de prensa. Poco antes, la policía informó de la detención de tres personas más como presuntas autoras del crimen. Hay un cuarto sospechoso que ya fue arrestado el pasado martes, aunque en el momento no se ha informado de su identididad y tampoco se ha difundido ninguna fotografía. La policía ha informado, sin embargo, que pertenece a un "grupo extremista", sin ofrecer, de momento, más detalles. Se ha especulado sobre si uno de los cuatro había participado previamente en la guerra en Siria, pero Jalfi se ha negado a comentar este detalle.
 

Pie de foto / AUTOR FOTO (FUENTE)

El pasado lunes, la joven danesa Louisa Vesterager Jespersen, de 24 años, y su amiga noruega, Maren Ueland, de 28, instalaron una tienda de campaña en mitad de una montaña en una zona aislada para pasar la noche y proseguir al día siguiente su excursión hacia el monte Tubkal, el pico más alto de Marruecos y de toda África del Norte de 4.167 metros de altura. Los agresores entraron en la tienda mientras dormían las turistas y acto seguido las degollaron con un cuchillo de grandes dimensiones. Unos montañeros franceses hallaron los cuerpos dentro de la tienda y alertaron a la policía.

Antes de partir de su país, Jespersen había publicado en Facebook un comentario sobre su viaje. "Queridos amigos, me voy a Marruecos en diciembre ¿Alguno de vosotros que esté cerca o algún amigo de la montaña que sepa algo sobre el Monte Tubkal?"

Horror y desolación

Las fuerzas de seguridad investigan la autenticidad de un video grabado con un teléfono móvil en el que se aprecia el momento en que un hombre decapita a una mujer tendida en el suelo mientras pronuncia palabras como "Enemigos de Alá" o "Esto es por los hermanos de Hayín (población siria). Las imágenes, que se han hecho virales en todo Marruecos, han suscitado horror y desolación en la población marroquí. 

«Desde el pasado martes el video está pasando de unas manos a otras a través de las redes sociales. No se habla de otra cosa. Ayer, mi familia no pudo dormir tras ver tal acto bárbaro. Nunca antes se había producido un asesinato tan escalofriante. Todo parecía estar muy bien preparado», dice a EL PERIÓDICO un guía turístico de Marraquech, muy afligido por el asesinato pero también por el golpe frontal que representa para el turismo en Marruecos. Fuentes policiales ha afirmado que las investigaciones preliminares sobre el video compartido sugieren que las imágenes se tomaron en un lugar diferente donde se encontraron los cadáveres.

Los servicios de inteligencia daneses han emitido un comunicado en el que aseguran que "los asesinatos pueden estar relacionados con la organización terrorista Estado Islámico", aunque de momento Rabat no ha señalado a ninguna organización como responsable del doble asesinato. "Es un crimen bestial", ha dicho el primer ministro de Dinamarca, Lars Lokke Rasmussen. "Es un ataque con motivación política, un acto terrorista". Su homóloga noruega, Erna Solberg ha calificado el asesinato de "ataque brutal sin sentido de dos inocentes".

Por el tipo de acto criminal—degolladas y filmadas—y los perfiles de los detenidos, el portavoz de la Dirección General de la Seguridad Nacional de Marruecos (DGSN), Boubker Sabik, había considero esta mañana muy factible que el crimen hubiera sido cometido por yihadistas. En las fotografías difundidas de tres de los detenidos, dos de ellos aparecen con la típica barba larga propia de los extremistas. «No descartamos la pista terrorista», dijo entonces Sabik. La confirmación de que se trata de un atentado terrorista supone un antes y un después en el campo del radicalismo en el país magrebí. Es la primera vez que en nombre de la ideología yihadista se ha cometido un atentado de estas características en Marruecos.

Golpe al turismo

En comparación con otros países del norte de África, Marruecos ha estado aislado en gran medida de los ataques de los grupos yihadistas. El más reciente tuvo lugar en abril del 2011, cuando alrededor de 17 personas murieron en un atentado con bomba contra un restaurante en Marraquech situado en la célebre plaza Jamaa El-Fna, el punto de mayor concentración de turistas de la ciudad.

Los habitantes de Imlil, traumatizados por lo ocurrido y preocupados por el futuro de la región, han desplegado todos sus esfuerzos para ayudar a la policía a identificar a los autores. De hecho, los viajes programados para estas fechas vacacionales se han suspendido y las autoridades marroquís han exigido a los operadoras turísticos anular las visitas a la región donde se ha cometido el crimen, de los lugares más solicitados por los viajeros para practicar 'trekking'.

El turismo es un sector clave para la economía marroquí. Representa el 10% de la riqueza del país y constituye el segundo sector a nivel de empleo después de la agricultura. Tras algunos años de estancamiento, Marruecos ha experimentado una subida espectacular de turistas en el 2017, con más de 11 millones de visitantes, todo un récord.