Ir a contenido

decisión judicial

La expresidenta argentina, Cristina Kirchner, será procesada por presunta corrupción

La Cámara de Apelaciones la considera jefa de una asociación ilícita que se lucró con obra pública

La exmandataria proclama su inocencia y sostiene que buscan impedir su retorno al poder como a Lula

Abel Gilbert

La expresidente argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

La expresidente argentina, Cristina Fernández de Kirchner. / AFP / EITAN ABRAMOVICH

La Cámara de Apelaciones ratificó el procesamiento a la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner por considerar que lideró presuntamente una “asociación ilícita” alrededor de la obra pública durante su Gobierno (2007-15). El tribunal dictó a su vez la prisión preventiva de la actual senadora, quien se encuentra protegida por sus fueros parlamentarios. La medida alcanzó a otros funcionarios de su administración. La red de sobornos salió a luz a partir del hallazgo de las fotocopias de unos cuadernos del chofer de un subsecretario de Estado en los que se contabilizaban todos sus supuestos encuentros con empresarios para discutir el tema de los sobornos.

Esos cuadernos, escritos por un exsuboficial del Ejército devenido conductor de coches oficiales, nunca aparecieron. Fueron quemados. Al juez Claudio Bonadio le han valido las fotocopias para dictar el procesamiento que ha sido confirmado este jueves. El dictamen ha validado la constitucionalidad de la figura del arrepentido y ha considerado como “prueba válida” las fotocopias.  

La Cámara de Apelaciones ha reducio la responsabilidad de los empresarios de la construcción cuyos nombres aparecen en esos textos. Ahora se les acusa de “cohecho” (pago de sobornos al Estado), un delito excarcelable. Ese beneficio alcanza a Ángelo Calcaterra, el primo del presidente Mauricio Macri. El tribunal ha considerado no obstante que  Carlos Wagner , el extitular de la Cámara Argentina de la Construcción, y Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería, sigan detrás de las rejas. Ferreyra dirige la empresa que se asoció con China para la realización de la obra de infraestructura más importante fuera de ese país, una represa en la Patagonia que es mirada con muy malos ojos por la Administración Trump.

Causa de los cuadernos

Ahora, Bonadio cree encontrarse en mejores condiciones de insistir ante el Senado con el pedido de desafuero de Cristina Kirchner. El peronismo ha ratificado que no aceptará discutir ese tema en el Congreso hasta que no exista una condena firme contra ella.“No conozco el contenido de la sentencia pero me parece exagerada la ratificación del procesamiento con prisión preventiva. La pregunta es, ¿cuál es el riesgo respecto de fuga de la ex presidenta? ¿A dónde va a ir la ex presidenta? ¿Al África meridional? ¿Cuál es la posibilidad hoy, fuera del poder, con pruebas ya recolectadas en la etapa de instrucción, para que pueda entorpecer la investigación? La ex presidenta es senadora, tiene su domicilio, ha comparecido las veces que fue requerida, me parece un exceso, un disparate”, dijo el senador peronista Miguel Ángel PIchetto.

La expresidenta y su entorno rechazan las imputaciones y están convencidos de que la causa de los cuadernos, como se la conoce, fue armada para sacarla de la carrera electoral de cara a las elecciones de octubre del 2019. Insisten en que se busca repetir el mismo mecanismo de exclusión que se utilizó en Brasil con Luiz Inacio Lula da Silva, actualmente en la cárcel después de ser sentenciado en un juicio durante el cual, sostuvo el ex mandatario brasileño, no se pudieron presentar pruebas contundentes. Encuestas recientes dan cuenta de que Fernández de Kirchner puede llegar a ganarle a Macri en una segunda vuelta.

¿Dónde se escribirán las sentencias?” , se preguntó Fernández de Kirchner a través de Twitter y recordó que los contenidos de la misma habían sido adelantados por los medios de prensa que simpatizan con el actual Gobierno. “Todo a pedido y a medida de Macri. Partido Judicial a la carta”, dijo sobre el dictamen. “Esa Cámara dijo que soy la jefa de una asociación ilícita (una más y van) y dejó afuera a los empresarios.