Ir a contenido

EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN

Migración de los EEUU reconoce que ocultó la muerte de la niña guatemalteca

Las autoridades migratorias evitaron hacer pública esta noticia al menos durante tres días para no "politizar" el caso

El Periódico

Claudia Maquin  27  shows a photo of her daughter  Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin in Raxruha  Guatemala.  The 7-year-old girl died in a Texas hospital  two days after being taken into custody by border patrol agents in a remote stretch of New Mexico desert   AP Photo Oliver de Ros 

Claudia Maquin  27  shows a photo of her daughter  Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin in Raxruha  Guatemala.  The 7-year-old girl died in a Texas hospital  two days after being taken into custody by border patrol agents in a remote stretch of New Mexico desert   AP Photo Oliver de Ros  / AP

Las autoridades migratorias de EEUU ocultaron a legisladores estadounidenses durante tres días la muerte de Jakelin Ameí Rosmery Caal Maquin, una niña guatemalteca de siete años que estaba bajo su custodia. Y lo hicieron con el propósito de evitar la "politización" del caso, según ha reconocido el Comisionado de Aduanas y Migración (CBP), Kevin McAleenan.

En una carta dirigida a un legislador republicano y cuya existencia ha sido revelada por la cadena de televisión ABC, McAleenan admite que durante tres días se mantuvo en reserva la información sobre el deceso de la niña, que atravesó con su padre y otros migrantes indocumentados la frontera de Estados Unidos.

El lunes de la semana pasada, McAleenan testificó ante el Comité Judicial del Senado pero eludió precisar que tres días antes, la menor identinficada como Jakelin Caal Maquin había muerto cuando estaba bajo custodia del CBP, horas después de ser detenida con su padre en la frontera sur de Nuevo México.

Comienzan las investigaciones

La muerte de la pequeña está siendo investigada por la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad (DHS), mientras su familia ha cuestionado ya la versión oficial sobre los hechos ocurridos tres semanas atrás. En su carta al congresista republicano por Kansas, Kevin Poder, McAleenan dijo que cuando compareció ante el Senado, su agencia estaba en el proceso de "consolidar una dispensa familiar" para hacer pública su muerte, además de no saber si la madre había sido ya notificada.

"Más importante, yo no quería el riesgo de politizar la muerte de una niña mientras estaba pidiendo a los senadores arreglar las leyes que están invitando a las familias a tomar este peligrosa senda", dijo. La pequeña de siete años murió a consecuencia de un paro cardiaco en un hospital en El Paso Texas a donde fue ingresada de emergencia, horas después de que había sido detenida junto con su padre.

La Patrulla Fronteriza dijo que la niña no había comido ni bebido agua por días durante la travesía junto a su padre, quien sin embargo ha refutado esta declaración, aunque se dijo agradecido por la atención que su hija recibió a manos de agentes y paramédicos.