Ir a contenido

DECISIÓN POLÉMICA

El Tribunal de Justicia de la UE confirma que Polonia debe suspender cautelarmente su reforma judicial

El Gobierno polaco rebajó la edad de jubilación de los jueces del Supremo de 70 a 65 años lo que obligaba a retirarse a 27 magistrados de 72

El Periódico

Concentración en Varsovia contra la nueva legislación que reduce la edad de jubilación de los jueces del Tribunal Supremo.

Concentración en Varsovia contra la nueva legislación que reduce la edad de jubilación de los jueces del Tribunal Supremo. / AP / CZAREK SOKOLOWSKI

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) confirmó hoy que Polonia debe suspender de forma cautelar su polémica reforma judicial, que la Comisión Europea considera contraria a la legislación comunitaria y por la cual ha llevado a Varsovia ante las cortes europeas.

El tribunal confirma así su decisión inicial del 19 de octubre, pendiente de confirmación, y admite la petición de la Comisión Europea, que al llevar este asunto ante el TJUE el pasado 24 de septiembre pidió a los jueces "medidas cautelares" para "restaurar" el Supremo polaco a la situación en la que estaba antes del pasado 3 de abril, cuando se aprobó la nueva normativa.

Evitar reemplazos

Las medidas cautelares que solicitaba Bruselas y que el TJUE confirmó hoy son la suspensión de las provisiones sobre la reducción de la edad de jubilación de los magistrados del Tribunal Supremo, que se tomen "todas las medidas necesarias" para garantizar que los jueces afectados pueden seguir ejerciendo en las mismas condiciones y que se evite su reemplazo, entre otras.

En su decisión, el TJUE argumentó que las motivaciones de la Comisión para solicitar medidas cautelares "no parecen infundadas" y considera probada su "urgencia", por lo que confirmó su puesta en marcha. No obstante, también recordó que estas medidas cautelares "no prejuzgan" el resultado del procedimiento legal, sobre el que habrá una sentencia más adelante.

Jubilación anticipada

La ley que preocupa a Bruselas reduce la edad de jubilación de los jueces del Tribunal Supremo desde los 70 años a los 65, un cambio que situaría a 27 de los 72 magistrados en riesgo de ser obligados a retirarse anticipadamente, y afectaría también a la presidenta de esta corte.

Establece, además, que los jueces que deseen continuar en el cargo deberán expresar su voluntad de hacerlo al presidente de Polonia, Andrezj Duda, vinculado al partido ultraconservador gobernante Ley y Justicia, quien podría renovarles su mandato por tres años más.

Bruselas cree que esta reforma pone en riesgo la independencia del poder judicial polaco y la separación de poderes que garantizan los tratados comunitarios, con lo que es "incompatible" con el derecho europeo.