Ir a contenido

PROTESTAS EN FRANCIA

La movilización de los 'chalecos amarillos' baja de intensidad

Tras los anuncios de Macron y las llamadas a la calma, unas 66.000 personas desfilan en toda Francia frente a las 125.000 de la semana pasada

Por primera vez desde que estalló la revuelta hay menos manifestantes y menos disturbios en las calles

Eva Cantón

’Chalecos amarillos’ en la manifestación del sábado 15 de diciembre en Burdeos.

’Chalecos amarillos’ en la manifestación del sábado 15 de diciembre en Burdeos. / GEORGES GOBET (AP)

Como se intuía, el número de manifestantes en el quinto acto consecutivo de los ‘chalecos amarillos’ ha sido notablemente inferior al de hace una semana. Según el Ministerio del Interior, han salido a la calle 66.000 personas en toda Francia cuando el pasado sábado lo hicieron 125.000.

En París, la cifra se quedó en 2.200 manifestantes frente a los 10.000 de hace siete días. Es la primera vez desde el estallido de la revuelta contra la subida de las tasas a los carburantes que la movilización baja de intensidad. Salvo algunos incidentes esporádicos, la jornada se ha desarrollado en calma.

Si el 1 de diciembre los gases lacrimógenos ocultaban el Arco del Triunfo desde primera hora de la mañana y una semana después la marea amarilla inundaba los Campos Elíseos, este sábado la imagen era muy distinta. Lejos quedaba la sensación de atravesar una ciudad en estado de sitio, por más que muchos comercios se habían blindado para evitar desperfectos.

La Torre Eiffel podía visitarse, el Museo del Louvre también, los grandes almacenes del Bulevard Haussmann tenían un flujo constante de clientes y en las calles había turistas cuya principal preocupación era saber qué boca de metro estaba abierta o si podían entrar en la Ópera Garnier.

“Hemos venido a París a celebrar mi 50 cumpleaños y nos hemos encontrado con esto, pero así tenemos un pretexto para volver”, decía Gemma, acompañada de Fernando, una pareja de Barcelona que observaba la concentración de ‘chalecos amarillos’ con cierta envidia.

El metro, en marcha

Impensable hace una semana, a primera hora de la tarde los Campos Elíseos reabrían al tráfico y poco antes de las 19 horas se restableció la circulación en todas las líneas de metro.

Como el dispositivo de seguridad fue idéntico al de hace siete días, con 8.000 agentes y catorce vehículos blindados de la Gendarmería desplegados en los ‘puntos calientes’ de la capital, en algunas concentraciones se contaban más policías que ‘chalecos amarillos’. 

Es difícil saber si la fiebre ha bajado por los anuncios que hizo a principios de la semana Emmanuel Macron, por las llamadas a la calma tras el atentado de Estrasburgo, la proximidad de las fiestas navideñas o el frío glacial que hacía en París.

Puede que una combinación de todo eso y el temor a nuevos incidentes violentos haya convencido a muchos de que era mejor quedarse en las capitales de provincia. De hecho, en Burdeos y Toulouse salió más gente a la calle que en la capital. En cualquier caso, los que viajaron a París por quinta vez no tenían pinta de tirar la toalla fácilmente. Como las tres jóvenes vestidas de rojo que imitaban a Marianne, símbolo de la República, realizando una 'performance' frente a los gendarmes en los Campos Elíseos.

No abandonar el combate

“Estamos preparados para un acto VI y los que hagan falta. No hay que abandonar el combate”, aseguraba Roben, marsellés de 27 años en la Plaza de la Ópera, donde se guardó un minuto de silencio en homenaje a las víctimas del atentado de Estrasburgo.  A Denis, un trabajador de Normandía de 60 años, los anuncios de Macron tampoco le han convencido. “Que se rasquen el bolsillo los de arriba”, pedía.

El temor a que las medidas adoptadas –subida del salario mínimo, paga extra de fin de año, anulación de impuestos a las pensiones bajas y horas extraordinarias exentas de cotización- sean una cortina de humo para seguir adelante con las reformas era la principal preocupación de Florence, auxiliar administrativa de 44 años. “Se aprueban leyes de las que nos informan y al final seguirán debilitando nuestro poder adquisitivo”, se quejaba.

Un reférendum de iniciativa ciudadana

Además de los tradicionales eslóganes de ‘Macron, dimisión’, otra consigna se hizo omnipresente en la manifestación parisina de este sábado: pedir un referéndum de iniciativa ciudadana, como el que existe en países como Suiza, para que se tenga en cuenta la opinión de los franceses cuando se adopten medidas económicas y sociales.

Los ‘chalecos amarillos’, según un vídeo colgado en las redes que ha recibido más de 600.000 visitas, piden que este mecanismo permita derogar una ley, revocar a un responsable político, proponer un texto legislativo y modificar la Constitución. Consideran que es el único medio que tiene el pueblo para recuperar la soberanía. Aflora el viejo debate sobre la democracia representativa y la democracia directa.

Temas: Francia