Ir a contenido

SANIDAD EN EEUU

Un juez conservador declara inconstitucional el 'Obamacare'

La ley sanitaria sigue en vigor mientras se apela pero la decisión del magistrado dispara la incertidumbre sobre su futuro

Asociaciones médicas y la industria aseguradora critican la sentencia, que pone en peligro la protección para personas con enfermedades previas

Idoya Noain

Obama, el pasado viernes en la Universidad de Ilinois.

Obama, el pasado viernes en la Universidad de Ilinois. / AP / Stephen Haas

Donald Trump y los republicanos no pudieron tumbar la reforma sanitaria de Barack Obama en el Congreso, una obsesión desde que se aprobó en 2010, pero la hirieron con la reforma fiscal y prosiguieron sus ataques en los tribunales. Ahora, un juez de Texas les ha ayudado en su asalto con una decisión que dispara la incertidumbre sobre el futuro de la ley y que ha sido ampliamente denunciada no solo por los demócratas sino también por numerosas organizaciones médicas y por la industria de las aseguradoras.

Reed O’Connor, un magistrado conservador nombrado por George W. Bush, declaró en una decisión publicada el viernes por la noche que toda la ley es inconstitucional. Su argumento es que, una vez que el Congreso eliminó en la reforma fiscal las multas que el 'Obamacare' establecía para quien no contratara una póliza, el resto de la legislación no puede sostenerse.

En vigor hasta el Supremo

La decisión de O’Connor no afecta de forma inmediata a la ley. Un grupo de estados controlados por los demócratas y encabezados por California, que han estado defendiendo 'Obamacare' de la demanda presentada por Texas y otros 19 estados bajo poder republicano, anunciaron inmediatamente que apelarán. Mientras esa apelación sigue su curso “la ley sigue en vigor”, según reconoció la Casa Blanca en un comunicado.

La batalla está destinada a acabar en el Tribunal Supremo, que en dos decisiones en 2012 y 2015 defendió la legalidad del 'Obamacare'. Aunque Trump ha conseguido colocar a dos jueces conservadores en el alto tribunal, los cinco que ratificaron la reforma sanitaria en 2012 siguen allí, incluyendo el presidente, el conservador John Roberts. Una cuestión clave que dispara los interrogantes ahora es que en 2012 la respaldaron al considerar la multa por no considerarse  como un impuesto.

Incertidumbre

Lo que sí ha conseguido el juez O’Connor es disparar la incertidumbre a corto plazo. La reforma fiscal entra en vigor el 1 de enero y a partir de ese día puede que algunos estados decidan dejar de aplicar 'Obamacare', una reforma que ha ayudado a 20 millones de personas que no tenían cobertura médica a obtenerla, sobre todo gracias a la expansión de Medicaid, el sistema de salud pública para los ciudadanos con menos recursos y discapacitados, y al establecimiento de mercados de seguros.

Aunque la implementación de Obamacare no ha sido fácil ni fluida ni la ley solventó muchos de los problemas para acceder al oneroso sistema sanitario estadounidense ha ido ganando popularidad con los años, especialmente porque logró que las aseguradoras tuvieran la obligación de asegurar a personas con problemas médicos previos a la contratación de las pólizas, una población que representa casi un tercio de la del país, 133 millones de estadounidenses. De hecho, esa protección se convirtió en un elemento central en las pasadas elecciones legislativas de noviembre. Los demócratas fueron sus adalides y muchos republicanos que asaltaron 'Obamacare' fueron castigados en las urnas.

Las críticas al juez han sido generalizadas. La principal organización de aseguradoras, America’s Health Insurance Plans, ha calificado su decisión de “desatinada y errónea”. El presidente de la Federación de Hospitales Americanos, Charles Kahn, ha advertido de que “trendrá un impacto devastador en los pacientes y en todo el sistema nacional de salud” y Barbara McAneny, presidenta de la Asociación Médica Americana, ha dicho que “es un desafortunado paso atrás para nuestro sistema de salud contrario al mayoritario sentir de la ciudadanía. Nadie quiere volver a los días en que el 20% de la población no tenía seguro y había menos protecciones del paciente”, ha declarado.

Trump, cuya Administración se ha negado a defender 'Obamacare' de las demandas de los republicanos, tardó solo en unos minutos el viernes en acudir a Twitter para celebrar la decisión, denostar 'Obamacare' como un “desastre” y aplaudir al juez. Pidió también la aprobación de una ley “fuerte” que incluya las protecciones para las personas con problemas médicos previos.

Fue, no obstante, la demócrata Nancy Pelosi, que a partir de enero está llamada a dirigir la nueva mayoría demócrata en la Cámara Baja, quien prometió que en cuanto tome posesión el nuevo Congreso actuarán para garantizar esas protecciones. Los republicanos no han anunciado nada.