TENSIÓN EN ORIENTE PRÓXIMO

Dos soldados israelís muertos en un tiroteo en Cisjordania

El atentado se produce después de que el Ejército israelí matara a dos palestinos sospechosos de haber cometido ataques anteriormente

Los militares israelís han bloqueado las entradas y salidas de Ramala, sede de la Autoridad Nacional Palestina

Funeral del bebé de Amichai y de la familia Shira Ish-Ran en el cementerio judio del Monte de los Olivos. El bebé nació con asistencia  despues de que su madre embarazada de ocho meses quedara en estado critico en un ataque con arma de fuego en Cisjordania. 

Funeral del bebé de Amichai y de la familia Shira Ish-Ran en el cementerio judio del Monte de los Olivos. El bebé nació con asistencia  despues de que su madre embarazada de ocho meses quedara en estado critico en un ataque con arma de fuego en Cisjordania.  / YONATAN SINDEL (EFE)

Se lee en minutos

Un palestino ha matado este jueves a dos soldados israelís en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel, y ha herido a otro militar y una civil, según confirmó el Ejército israelí en un comunicado.

El ataque se ha producido unas horas después de que otro palestino apuñalara a dos policías en Jerusalén y muriera por los disparos de otros agentes, y después de que el Ejército israelí matara a dos palestinos sospechosos de haber cometido ataques en Cisjordania.

"Un palestino abrió fuego en una parada de autobús matando a dos israelís, hiriendo gravemente a uno y causando otros heridos más en el cruce de Asaf, al norte de Jerusalén. Estamos buscando al terrorista. Lo encontraremos", señala un comunicado del Ejército israelí.

Según medios de comunicación palestinos, el vehículo utilizado para el ataque, desde el que un hombre ha disparado, ha sido abandonado cerca del lugar de los hechos y dos hombres -el conductor y el pistolero- han huido a pie en dirección a la ciudad palestina de Ramala.

Registros en Ramala

El portavoz militar Jonathan Conricus ha indicado que los militares han bloqueado las entradas y salidas de Ramala, sede de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). "Estamos realizando registros allí y seguiremos operando en la zona a corto plazo", ha declarado Conricus. Ramala se encuentra en la zona de Cisjordania controlada por la ANP tanto a nivel administrativo como de seguridad, pero eso no impide que el Ejército israelí realice incursiones.

El portavoz militar Ronen Manelis ha explicado que un hombre ha salido de un vehículo en la Ruta 60, ha abierto fuego contra un grupo de personas que estaban en una parada de autobús, en el cruce de la colonia de Givat Asaf, cerca de los asentamientos judíos de Beit-El y Ofra, y ha huido. 

Los servicios de emergencia de Magen David Adom (MDA, Estrella de David Roja) han atendido al llegar a cuatro heridos, dos muy graves que han muerto poco después y otros dos que han sido trasladados a hospitales de Jerusalén. Uno de ellos con una herida de bala en la cabeza.

Un paramédico que ha llegado en la unidad de primeros auxilios, Shalom Galil, ha relatado al diario “Haaretz” que al llegar al lugar de los hechos “hemos visto a cuatro jóvenes con heridas de bala cerca de la parada de autobús". Según Galil, las víctimas tienen unos 20 años.

Un cargo militar israelí ha indicado a “Haaretz” que "Hamás está haciendo un gran esfuerzo para establecer infraestructuras terroristas y unidades para atacar en Cisjordania. Estamos lidiando con esto en Hebrón, Ramallah, Nablus y otros lugares”.

Segundo ataque del día

Este es el segundo ataque que tiene lugar en la misma zona de Cisjordania desde el 9 de diciembre y el segundo que produce hoy. Esta madrugada, un palestino ha herido levemente a dos policías de fronteras israelís en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en territorio ocupado por Israel, según la ley internacional. Otros agentes han disparado al palestino y lo han matado. 

Este ataque ha sido unas horas después de que las fuerzas israelíes mataran a uno de los sospechosos de ser el autor del tiroteo que el pasado domingo hirió a siete colonos israelíes al dispararles cerca del asentamiento de Ofra y al palestino que presuntamente llevó a cabo un ataque en la zona industrial de Barkan el pasado 7 de octubre.

Uno de los heridos graves del ataque cercano a Ofra era una mujer de 21 años embarazada cuyo bebé, nacido por cesárea urgente el mismo domingo en un hospital de Jerusalén, murió ayer.

Esta tarde, otro palestino ha herido levemente a un soldado al que ha intentado atropellar con su coche en Al Bireh, junto a Ramala. Otros militares desplegados allí han matado al autor del ataque.

Condena de Abás

El presidente de la ANP, Mahmud Abás, ha emitido un comunicado de condena de los últimos actos de violencia en Cisjordania y ha culpado al "clima creado por la política de repetidas redadas en las ciudades, la incitación contra el presidente (palestino) y la ausencia de horizontes para la paz".

Según Abás, esto "es lo que ha llevado a esta serie inaceptable de violencia, que condenamos y rechazamos y por la que las dos partes están pagando el precio". En los últimos días el Ejército israelí ha efectuadodiversas redadas en Cisjordania y varios arrestos. 

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha advertido al movimiento palestino islamista Hamás de que Israel no mantendrá un alto el fuego en Gaza “si continúa el terrorismo en Cisjordania”, según un comunicado difundido por su oficina.

Netanyahu ha anunciado que legalizará miles de viviendas en colonias judías en Cisjordania, así como dos nuevas zonas industriales cerca de las colonias de Avnei Hefetz y Betar Ilit.

El primer ministro israelí, que también es titular de Defensa, ha ordenado al ejército que acelere la demolición de las casas de los autores del ataque y que se produzcan en las próximas 48 horas.

Noticias relacionadas

"Nuestro principio rector es que quien nos ataque y quien intente atacarnos pagará con su vida", ha afirmado Netanyahu. "Nuestros enemigos lo saben y los encontraremos, resolveremos cuentas con quienquiera que haya hecho esto", ha asegurado. 

El jefe del Gobierno israelí también ha ordenado una mayor presencia de las fuerzas israelíes en Cisjordania y el establecimiento de más controles militares, la detención de miembros de Hamás y la negación de permisos a los familiares de atacantes.