Ir a contenido

CRISIS EN LONDRES

Estos son los posibles sustitutos de May

El exalcalde de Londres, Boris Johnson, partidario de un 'brexit' duro, entre los candidatos

El Periódico

Boris Johnson, en Downing Street

Boris Johnson, en Downing Street / DANIEL LEAL-OLIVAS

Ante la plausible posibilidad de que la primera ministra británica Theresa May pierda el liderazgo conservador y la jefatura del Gobierno por la moción de confianza, estos son los posibles aspirantes a sustituirla.

Boris Johnson. El exministro de Exteriores es uno de los más acérrimos defensores de un brexit duro y dirigió la campaña para salir de la Unión Europea (UE) en el referéndum de 2016, convocado por David Cameron.

Boris Johnson.

Tras la dimisión de Cameron, Johnson optaba a sustituirle, pero se retiró de las primarias después de que su supuesto aliado Michael Gove anunciara su candidatura. El que fuera alcalde de Londres dimitió en julio del Gobierno de May por desacuerdos con su pacto de 'brexit' y desde entonces se ha dedicado a socavar a su antigua jefa.  En la carta de despedida que escribió, Johnson afirmó que "el sueño del brexit estaba muriendo ahogado por unas dudas innecesarias". Además, ha afirmado que el Reino Unido va camino de un "semi-brexit" que encamina al país hacia "el estatus de colonia".

De origen aristocrático, Johnson, de 54 años y conocido por su pompa y estilo jocoso, es popular entre las bases conservadoras y cierta prensa, pero no tanto dentro del grupo parlamentario o el conjunto del electorado. Sabedor de ello, este gran estratega lleva ya años esperando su gran oportunidad y evaluando cada jugada política para llegar a Downing Street. 

- David Davis: prominente miembro del bando pro-brexit, este veterano diputado se convirtió en 2016 en ministro para la salida de la UE en el Gobierno de May, pero dimitió en julio por discrepancias con el acuerdo propuesto. Entonces, sostuvo que no buscaba  la caída de May, porque la consideraba "una buena primera ministra" y descartó que fuera a postularse como candidato al liderazgo de los conservadores, en caso de un desafío de los parlamentarios que finalmente se ha hecho realidad. 

"Espero que resistamos con todas nuestras fuerzas el hacer nuevas concesiones (a Bruselas), porque creo que ya hemos ido demasiado lejos", sostuvo al anunciar se marcha. 

David Davis.

DD, como es conocido entre las bambalinas de la alta política británica, atesora una merecida fama de sagaz labrada en sus más de tres décadas de trayectoria en la esfera pública. Un aval, no obstante, que no fue suficiente para cumplir su objetivo de liderar el Partido Conservador, en el 2001, cuando apenas recibió un apoyo testimonial, y en el 2005, momento en el que fue batido con contundencia por David Cameron, con más de 70.000 votos de diferencia. Circunstancias que hacen pensar a muchos que su momento para alcanzar la cúspide ya ha pasado.

Dominic Raab. Partidario de un brexit duro, sustituyó a Johnson en julio como ministro de Exteriores, pero dimitió también en noviembre al considerar que el acuerdo consensuado con Bruselas sacrificaba la soberanía británica. Abogado de formación y diputado desde 2010, Raab, de 44 años, es menos conocido públicamente pero durante su paso por el Gobierno fue muy valorada su capacidad dialéctica.

Tan acérrima es su postura antieuropeísta que ya pedía la salida de Gran Bretaña mucho antes de que se celebrara el histórico referéndum. Así se explica que, en estos tiempos de incertidumbre en los que la mayoría muestran una gran inquietud, él se encuentra tan cómodo que hace llamamientos a la opinión pública y a sus propios colegas a "mostrar más confianza en la capacidad económica" de Londres.

Quizás influenciado por ser cinturón negro de kárate, este hijo de un refugiado judío que huyó de los nazis en 1938, Raab siempre ha pedido a May una estrategia más ofensiva en sus relaciones con Bruselas y que "no se quede encogida en un rincón".

-Sajid Javid: Nacido en la localidad inglesa de Rochdale en 1969, el actual ministro del Interior ha protagonizado un giro copernicano en su postura pública respecto al brexit. En su momento respaldó la permanencia, forzado por la influencia de David Cameron, aunque después confesaría que lo hizo por lealtad, con "pesadumbre y sin un ápice de entusiasmo". Tan euroescéptico es su credo que en su juventud fue expulsado de una conferencia del partido por repartir folletos antieuropeos. Una vez despojado de sus peajes políticos, ha virado con firmeza su postura contra la permanencia en la UE.

Este exbanquero de inversiones y gran devoto de la trayectoria de Margaret Thatcher, es uno de las figuras más representativas del ala más derechista del Partido Conservador. De 49 años e hijo de inmigrantes paquistanís, en abril de este año se convirtió en el primer titular de Interior procedente de una minoría étnica. Durante estos meses se ha mostrado leal a la primera ministra y, según la prensa autóctona, está bien visto por el grueso de su grupo parlamentario.

Sajid Javid.

- Michael Gove. El ministro de Medio Ambiente, que lideró junto a Boris Johnson la campaña por el brexit en el 2016, quedó tercero en las primarias celebradas entonces, donde se acabó imponiendo May. La primera ministra, del bando pro-permanencia, le recuperó en el 2017 para el Gobierno, y desde entonces él le ha apoyado en público, aunque a menudo haya expresado sus temores sobre el rumbo del país a tenor del acuerdo sobre el divorcio. Antes de consagrar sus esfuerzos a su carrera política, fue un reconocido columnista para el diario The Times.

De origen humilde, el perfil de Gove dista mucho del de buena parte de sus colegas conservadores, criados en hogares mucho más privilegiados. Adoptado por un pescadero  y una asistente de laboratorio en la universidad local, en Aberdeen, Gove fue un brillante estudiante cuya trayectoria le permitió obtener plaza en el Robert Gordon’s College, la escuela más prestigiosa de la zona, donde también destacó como un gran deportista y por su precoz afición por vestir trajes. Gracias a su buen expediente, también fue becado para poder cursas estudios universitarios cuando la economía familiar pasó por años de estrecheces. 

Michael Gove.