Ir a contenido

EL FUTURO DE EUROPA

La UE acelera los preparativos para un 'brexit' caótico

El presidente de la UE, Donald Tusk, avanza que los 27 hablarán este jueves del estado de sus planes en caso de no acuerdo

Los jefes de estado y de gobierno europeos esperan que Theresa May aclare qué tipo de garantías adicionales necesita

Silvia Martinez

El negociador de la UE para el ’brexit’, Michel Barnier (izquierda) y  el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, durante una reunión en Bruselas, este miércoles. 

El negociador de la UE para el ’brexit’, Michel Barnier (izquierda) y  el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, durante una reunión en Bruselas, este miércoles.  / STEPHANIE LECOCQ (AFP)

"Una cosa está clara. Hay un problema con la ratificación en la Cámara de los Comunes y el tiempo se agota. La probabilidad de un escenario de no acuerdo no solo no ha disminuido sino que aumenta así que es una obligación intensificar los preparativos también para un escenario de no acuerdo", reconoce un alto cargo europeo implicado en las negociaciones del brexit en vísperas del Consejo Europeo que se celebra este jueves y viernes en Bruselas y que se ha visto revolucionado tras la decisión de Theresa May de posponer el voto del acuerdo de divorcio el pasado lunes.

Aunque May ha sobrevivido a la moción de confianza de los tories, no hay garantías de que el pacto, que cerró el pasado 25 de noviembre con el resto de líderes europeos, vaya a superar la prueba de fuego en Westminster. Por eso, gobiernos e instituciones aceleran los planes de contingencia en caso de llegar a una salida caótica y desordenada. La posibilidad de que el tren del brexit descarrille es real y los últimos acontecimientos lo corroboran.

Si no hay ratificación y Reino Unido sale de forma caótica el 29 de marzo de 2019, la incertidumbre jurídica será total, lo mismo que el caos logístico, que hará prácticamente imposible el movimiento de personas, bienes, servicios y capitales. La "interrupción brusca" del tráfico aéreo entre el Reino Unido y la UE, la prohibición de entrada de numerosas mercancías animales sujetos a controles sanitarios y fitosanitarios o la limitaciones a los camioneros británicos serán solo algunos de ejemplos prácticos. De ahí que el presidente de la UE, Donald Tusk, haya previsto una discusión tras la cena de este jueves para examinar el estado de los preparativos entre los 27.

Explicaciones de May

Antes de este debate, los 27 escucharán "atentamente" a Theresa May, sus preocupaciones, los problemas que suscita la red de seguridad diseñada para evitar el regreso de una frontera dura a Irlanda -y que mantendrá al Reino Unido dentro de la Unión Aduanera- y cómo ayudar para que el acuerdo de divorcio pase el filtro del Parlamento británico. La solución para Irlanda fue propuesta por Londres para superar las reticencias del Ulster y aunque los 27 ya han dicho alto y claro que su objetivo “no es utilizarla” no ha bastado para convencer a los brexiters más duros. "No es verdad que la UE quiera poner al Reino Unido en una especie de prisión", ha insistido este miércoles un alto cargo europeo. "No es ni la primera, ni la segunda, ni la tercera opción. Es la última", corrobora otro diplomático.

May, según advirtió durante su minigira de urgencia esta semana, necesita más garantías. Los 27, según todas las fuentes consultadas, están dispuestos a hacer concesiones pero sin modificar la sustancia del Tratado de salida. "Este es el acuerdo. Podemos clarificar y dar garantías pero en la sustancia no puedo ver otro resultado", añaden un alto cargo.

Las mismas fuentes descartan la posibilidad de que las aclaraciones lleguen en forma de protocolo ni de decisión como la que logró Holanda en relación al acuerdo de asociación con Ucrania y se inclinan por algún tipo de declaración. "No puedo decir qué tipo de garantías se le van a dar. Lo que no es viable es renegociar el acuerdo cerrado. No está en la mesa e independientemente de las garantías que se le den no podrán contradecirlo", advierten otras fuentes europeas.