Ir a contenido

ESPERPENTO EN EL DESPACHO OVAL

La tensión entre Trump y los demócratas explota en la Casa Blanca ante las cámaras

El presidente se muestra dispuesto a provocar un cierre del gobierno si no financian el muro en la frontera

Idoya Noain

De izquierda a derecha, Nancy Pelosi, Mike Pence, Donald Trump y Chuck Shumer, en la Casa Blanca, el 11 de diciembre del 2018.

De izquierda a derecha, Nancy Pelosi, Mike Pence, Donald Trump y Chuck Shumer, en la Casa Blanca, el 11 de diciembre del 2018.

La relación de Donald Trump con los demócratas es dinamita y este martes ha estallado de forma extraordinaria en la Casa Blanca y ante las cámaras de televisión. El tenso, caótico y lamentable espectáculo, posible anticipo de lo que se avecina en Washington después de que los demócratas recuperaran el control de la Cámara Baja en las elecciones legislativas de noviembre, ha sido una cuestión de formas, pero también, trascendentalmente, de fondo. Y el presidente de Estados Unidos ha acabado mostrándose dispuesto a provocar “orgulloso” un cierre parcial de gobierno, que podría llegar a finales de la semana que viene.

El encontronazo se ha producido en el Despacho Oval, donde Trump recibía por primera vez desde las legislativas a Nancy Pelosi, que en principio dirigirá la mayoría demócrata en la Cámara Baja, y a Chuck Schumer, que será líder de la minoría demócrata en el Senado. En la agenda estaba conversar sobre financiación de la seguridad en la frontera, un tema en el que Trump exige 5.000 millones de dólares en 2019 para financiar el muro con México y los demócratas ofrecen 1.300 millones.

Con las posturas divergentes claramente manifiestas y ante la tensión creciente del encuentro Pelosi y Schumer han instado en varios momentos al presidente a mantener el debate sin que estuvieran presentes los periodistas. Trump, no obstante, ha permitido que durante cerca de 20 minutos las cámaras hayan registrado el combate diálectico y político, que ha estado salpicado de interrupciones y pullas y donde la tensión se ha hecho evidente en numerosos gestos físicos (de todos salvo del vicepresidente Mike Pence, también presente). Y aunque el comunicado de la Casa Blanca sobre la reunión posterior en privado asegura que han mantenido un “diálogo constructivo”, lo que se ha grabado es la esperpéntica imagen de la disfuncionalidad.

El cierre del gobierno

Si el Congreso no llega a un acuerdo presupuestario para el próximo viernes algunas agencias se quedarán sin fondos para seguir operando, entre ellas los Departamentos de Seguridad Nacional, Justicia, Interior y Agricultura, que podrían verse obligadas a parar al menos hasta que el nuevo Congreso tome posesión el 3 de enero. Y aunque Trump y los republicanos han estado responsabilizando a los demócratas del potencial cierre parcial de gobierno, el presidente este martes ha hecho a la oposición un regalo político. “Si no conseguimos lo que queremos de una forma y otra cerraré el gobierno”, ha declarado. “Estoy orgulloso de cerrar el gobierno por la seguridad fronteriza. Asumo la responsabilidad. Seré yo quien lo cierre. No voy a culparos de ello”.