04 abr 2020

Ir a contenido

Critica a Francia

Salvini propone el eje Roma- Berlín para lograr el "renacimiento" de Europa

El polémico ministro dice que solo la unión de Italia y Alemania puede cambiar la perspectiva actual del bloque europeo

El Periódico

El vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini. 

El vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini.  / RONALD ZAK (AP)

Como parte de su visión de integración y crecimiento regional, el ministro italiano del Interior y hombre fuerte del gobierno actual, Matteo Salvini, considera que dadas las condiciones actuales “podrá renacer impulsando el eje Roma-Berlín” y con esto, cambiar la dura realidad de que Europa hasta ahora "ha sido gobernada mal", aseguró.

En un encuentro con la prensa extranjera en Roma, el líder de la derechista la Liga, aliada en el gobierno con el Movimiento 5 Estrellas (M5S), dijo que Italia y Alemania, las dos principales potencias industriales de Europa, podrían dar el empuje necesario para un “renacimiento europeo”.

Duras críticas contra Francia

Resaltó que el eje París-Berlín no ha funcionado y aprovechó para criticar al presidente francés, Emanuel Macron. “Me parece totalmente evidente que Emanuel Macron es un producto de laboratorio creado para bloquear los cambios”, dijo.

Aseguró “comprender” las motivaciones económicas, sociales y culturales del movimiento de los “chalecos amarillos” en Francia, aunque condenó el uso de la violencia. “No estoy de acuerdo con la violencia y cuando se lanzan molotovs a las fuerzas del orden, yo estoy de parte de las fuerzas del orden”, explicó.

También descartó que en Italia puedan ocurrir protestas como las que tienen lugar en Francia. “Hago y haré de todo para que los italianos no vivan las escenas que han vivido los franceses en las últimas semanas. La Liga quiere dar vida a un nuevo renacimiento europeo”, insistió.

Cambios en la UE

En ese sentido, Salvini explicó que el gobierno italiano busca cambiar la Unión Europea desde su interior y no tiene programada ningún “Brexit a la italiana”, ni planea abandonar el club del euro, pese a las “evidentes" dificultades.

“Si Inglaterra se despide y se va, si Grecia está como está, si en Francia hay barricadas por las calles, si la economía de Alemania da señales de ralentización, es evidente que en la Unión Europea hay algo que no funciona”, señaló. Resaltó que la Liga, exLiga del Norte, nunca había tenido el consenso del que goza actualmente entre los italianos, pues los sondeos le dan más del 30 por ciento, aunque reconoció que aún le falta convencer a un 70 por ciento de sus compatriotas.

Tráfico de personas

Y sobre el tema de la inmigración, acusó nuevamente a las oenegés (a las que ha impedido los rescates de indocumentados en alta mar), de colaborar “consciente o inconscientemente” con los traficantes de personas. El ministro insistió que gracias al actual gobierno el número de cadáveres de inmigrantes detectados en aguas italianas es inferior en 2018 respecto al año pasado. Tras negar ser racista, dijo que su objetivo es que en Italia la inmigración sea regulada y que reciban asilo los “verdaderos” refugiados.

“La distinción entre inmigración ilegal y legal es fundamental para este gobierno, que no está en Marrakesh”, afirmó en relación a la negativa italiana de suscribir el Pacto Global por una Migración Segura, Ordenada y Regular sin antes debatirlo en el Parlamento.

Cuestionado sobre sus afinidades con el presidente estadunidense, Donald Trump dijo que la diferencia está en que “yo no tengo su mismo patrimonio”, aunque reconoció admirar “su coherencia” sobre inmigración, fisco y apoyo a la economía interna. También anunció que en 2019 viajará a Estados Unidos y a Brasil y recordó que aunque fue uno de los primeros en felicitar al nuevo presidente brasileño Jair Bolsonaro, está en contra “de la tortura y los torturadores”.