Ir a contenido

FENÓMENO MUNDIAL

Luz verde al primer Pacto Mundial para las Migraciones debilitado por las ausencias

Un total de 150 países suscriben un documento que no es vinculante

Beatriz Mesa

Sesión de apertura de la conferencia del Pacto Mundial de las Migraciones celebrado en Marrakech.

Sesión de apertura de la conferencia del Pacto Mundial de las Migraciones celebrado en Marrakech. / AP

Luz verde al primer pacto mundial de Naciones Unidas para gestionar las migraciones que representa un hito en la historia del diálogo mundial y de la cooperación internacional. El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de Naciones Unidas (ONU) ha sido aprobado por más de 150 países que han asistido a la conferencia intergubernamental organizada en la ciudad marroquí de Marrakech. El pacto ha quedado reflejado en  un documento que, pese a no ser vinculante para los países, muchos no han suscrito porque no han acudido.

Es el caso de Estados Unidos, Israel, Australia, Chile, Hungría, Austria, Polonia, República Checa, Eslovaquia y Bulgaria. Todos ellos receptores de grandes flujos migratorios. Las ausencias, pues, debilitan sobremanera la envergadura del acuerdo.

Defendido por jefes de Estado y presidentes de Gobierno, el pacto acuerda gestionar las migraciones desde una visión, sobre todo, humanista. Prevalece la seguridad del migrante, por encima del interés de proteger la frontera, la identidad o el Estado. El migrante es víctima y no una fuente de riesgo o amenaza. « Debemos garantizar y securizar la circulación de los migrantes de una manera ordenada y segura para evitar más dramas y caos» ha señalado el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, quien abrió la conferencia responsabilizando al mundo de los más de 60.000 muertos migrantes en los últimos 18 años

España tendrá plan de integración

En el marco del encuentro de Marrakech, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha anunciado la próxima aprobación en España de un Plan de Ciudadanía e Integración para cohesionar más a la sociedad ante el fenómeno migratorio así como un fondo específico para la integración de los inmigrantes. Sánchez ha aprovechado su participación en la cumbre para sellar el compromiso de España con el pacto global migratorio suscrito en esta ciudad y garantizar que su Gobierno seguirá adoptando medidas ante un asunto que dijo que debe ser afrontado de forma conjunta por la comunidad internacional.

La aprobación ha sido por aclamación durante la sesión plenaria presidida por el secretario general de la ONUAntonio Guterres, la presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa, y Naser Burita, el ministro de Exteriores de Marruecos, país anfitrión de la conferencia.

Durante su intervención, Guterres ha lanzado un mensaje a los países que se han negado a firmar el pacto o que han expresado sus reservas sobre el texto o han pedido tiempo, afirmando que "no es un tratado" y que "no es jurídicamente vinculante" y dejando la puerta abierta a que se sumen más adelante. 

Un "instrumento flexible"

Por su parte, la presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa, ha reiterado que el documento es un instrumento flexible que se adapta a las necesidad nacionales de los Estados. "Es un momento histórico porque damos un rostro humano a la emigración", ha precisado Espinosa, antes de añadir que los Estados "por más poderosos que sean, no pueden afrontar el reto migratorio solos".

Quince jefes de Estado, ocho primeros ministros y numerosos cancilleres y responsables participan en este encuentro que durará dos días. Para responder a las reticencias despertadas, todos los oradores han insistido en que la soberanía de los Estados no se verá de ningún modo disminuida y recalcaron que la migración plantea problemas globales y requiere soluciones globales.

«Esta es una fuente de vergüenza colectiva», denunció categórico Guterres, antes de desmontar punto por punto las ideas mal asentadas sobre el fenómeno migratorio que ha provocado una mala percepción en general sobre las movilizaciones africanas y ha alimentado discursos xenófobos. «Falso», dijo, cuando se dice que los países desarrollados no necesitan los migrantes teniendo en cuenta los numerosos lugares en donde la «natalidad cae» en picado y las esperanzas de vida crecen.

23 objetivos

Todos los firmantes se pusieron de acuerdo en que la única manera de afrontar las realidades migratorias es a través de la «multilateralidad» y la «solidaridad» y así llegaron a cerrar 23 objetivos. Entre los puntos más destacados, «salvar vidas»; «abordar y reducir la vulnerabilidad en la migración en origen y en tránsito»; «mejorar la protección y asistencia a lo largo de todo el ciclo migratorio»; «eliminar toda forma de discriminación; y «promover un discurso público» para evitar el llamamiento al miedo y a las narrativas peyorativas sobre los migrantes. Mejorar la readmisión de los migrantes en condiciones de dignidad y, por supuesto, la lucha contra el tráfico migrantes y la trata de personas fueron igualmente puntos centrales del pacto.