Ir a contenido

DIVORCIO COMPLICADO

La UE se muestra dispuesta a echar una mano a May

"No renegociaremos el acuerdo pero estamos dispuestos a discutir para facilitar la ratificación al Reino Unido", dice Donald Tusk

El presidente del Consejo Europeo convoca una cumbre extraordinaria a 27 este jueves para hablar del 'brexit'

Silvia Martinez

Juncker, Tusk y Barnier explican el acuerdo europeo sobre el brexit, el 11 de noviembre del 2018, en Bruselas. / EPA

Juncker, Tusk y Barnier explican el acuerdo europeo sobre el brexit, el 11 de noviembre del 2018, en Bruselas.
Barnier y Juncker.

/

El aplazamiento del voto en el Parlamento británico no ha alterado la situación. El acuerdo de divorcio negociado entre la Unión Europea y el Reino Unido es “el mejor” y “el único posible” y no hay renegociación posible. Pero si es necesario ofrecer algún gesto a Londres para evitar que el ‘brexit’ se estrelle contra el muro de Westminster, los 27 están dispuestos a abrir un poco la mano. “No renegociaremos el acuerdo, incluida la red de seguridad (para Irlanda), pero estamos dispuestos a discutir cómo facilitar la ratificación al Reino Unido”, ha anunciado este lunes el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Para ello, el polaco ha optado por convocar una nueva cumbre extraordinaria del ‘brexit’ este jueves, coincidiendo con el Consejo Europeo de finales de año, y en la que los 27 también discutirán los planes de contingencia ante una salida caótica del Reino Unido. “Como el tiempo se acaba también discutiremos nuestra preparación ante un escenario de no acuerdo”, ha explicado. Tusk, lo mismo que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, habló este pasado domingo con la primera ministra británica, Theresa May, horas antes de que el Tribunal de Justicia de la UE confirmara en una esperada sentencia que Londres puede suspender de forma unilateral el proceso de salida hasta el mismo 29 de marzo de 2019 e incluso más allá si se prorroga este plazo.

La situación es grave y el debate celebrado este lunes en el Parlamento británico ha vuelto a poner de manifiesto el enorme problema político al que se enfrenta la líder de los 'tories'. Ante esta situación May ya ha anunciado que acudirá a Bruselas en busca de nuevas garantías jurídicas de que jamás se aplicará la “red de seguridad” para evitar que haya una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del norte.

¿Una declaración, posible solución?

“Por supuesto que analizaremos con cuidado cualquier propuesta que pueda hacer pero todos sabemos lo difícil que ha sido llegar a un acuerdo”, ha indicado este jueves el jefe de la diplomacia holandesa, Stef Blok, durante una reunión de ministros de Exteriores de la UE. “De lo que nosotros dependa vamos a seguir estando dispuestos a ver cuál es el problema y cómo se puede resolver”, ha añadido en tono constructivo el español, Josep Borrell. “A España le perjudica más que a otros países una salida desordenada. Tenemos el máximo interés en evitarla (por) flujo turístico, flujo de inversiones, residentes… Somos un país muy vinculado al Reino Unido y deseamos tener las más estrechas relaciones y evitar una ruptura brusca”, ha explicado.

En lo que coinciden las fuentes consultadas es que los textos –el Tratado de salida y la declaración política sobre la futura relación- no se van a tocar. Tal y como ocurrió con el estatus de Gibraltar y España, la solución podría estar en una declaración política para clarificar que la salvaguarda para Irlanda nunca se aplicará. “Puede haber margen pero no va a haber ningún regalo de Navidad”, aseguran las fuentes.