Ir a contenido

la salida de la UE

Londres debate aplazar la votación del 'brexit' para renegociar el acuerdo

May afirma que el pacto entrará en Westminster este martes tal y como está previsto

'The Sunday Times", sin embargo, dice que la primera minista anunciará hoy que pospone el voto

Begoña Arce

Theresa May ayer en Londres.

Theresa May ayer en Londres. / AFP / DANIEL LEAL-ILIVAS

Theresa May rechazó nuevamente el domingo las presiones de los miembros de su Gobierno para un aplazamiento de la votación en la Cámara de los Comunes sobre el acuerdo del ‘brexit’ prevista para este martes. El Gabinete se halla al borde de la desintegración, ante la certeza, que ya nadie cuestiona, de que la primera ministra no sacará adelante el pacto. Ante esa realidad, 'The Sunday Times' auguraba que May decidirá finalmente este mismo lunes aplazar la votación y volver a Bruselas el martes, para intentar renegociar la salvaguarda sobre Irlanda del Norte. El ministro para el ‘brexit’, Stephen Barclay, aseguró sin embargo en la BBC que, “el voto sigue como previsto, porque es un buen acuerdo y es el único acuerdo”. Barclay recordó a los que reclaman una renegociación exprés en el último minuto que, "si pedimos la reapertura de la negociación, los franceses, los españoles y otros van a volver para pedir más”.

Terreno desconocido

Las posibilidades de que May sobreviva son remotas en las actuales circunstancias. Necesita 320 votos en los Comunes para salvar el acuerdo y sólo cuenta con 315 diputados conservadores, muchos de los cuales son rebeldes opuestos al pacto. En una entrevista al conservador 'Mail on Sunday', May advierte del “riesgo de que no haya ‘brexit’” si el Parlamento rechaza el acuerdo y del peligro -“que no nos podemos permitir”- de ver al líder laborista, Jeremy Corbyn, al frente del país. "Cuando digo que estaríamos realmente en terreno desconocido si este acuerdo no es aprobado, espero que la gente entienda lo que realmente creo y temo que podría pasar", señala. "Esto implicaría una grave incertidumbre para el país con un riesgo, muy factible, de que no haya 'brexit', o salir de la UE sin acuerdo. Tenemos a un líder de la oposición que no piensa en otra cosa más que en intentar celebrar unas elecciones generales, sin importar el coste para el país".

El exministro de Exteriores, Boris Johnson, cabecilla de los rebeldes euroescépticos, ha declarado a la BBC que el acuerdo podría ser aprobado en los Comunes si se retira la garantía para Irlanda del Norte, algo, según él, "relativamente fácil" de conseguir.  "El problema principal con este arreglo de salvaguarda es que le da el poder a Bruselas y a todos los otros miembros de la UE, para, efectivamente, chantajearnos y obtener lo que ellos quieran en la futura negociación comercial. Es una posición negociadora diabólica".

Nuevo referéndum

Las opciones para May se van reduciendo. Si el Parlamento rechaza el pacto, una posibilidad catastrófica es que el Reino Unido deje el 29 de marzo la Unión Europea sin acuerdo. Otra opción sería someter el acuerdo a una segunda votación en los Comunes en enero, después de que la primera ministra tratara de obtener nuevas concesiones de los Veintisiete. Tampoco es descartable la caída de May y del Gobierno, con la convocatoria de elecciones generales anticipadas. Otra posibilidad es que los diputados tomen en sus manos las riendas del ‘brexit’ y se inclinen por un según referéndum.  

'The Sunday Times' señala que algunos miembros del Gobierno ya están planeando esa consulta.  Además, señala el dominical, el ministro de Justicia, David Cork, y el Viceprimer ministro, David Lidingthon, han estado sondeando a los diputados y la conclusión a la que han llegado es que la mayoría estaría ahora a favor de un nuevo referéndum, para que los ciudadanos tengan la última palabra.

El sábado, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, coincidió en una conferencia en Lisboa con el jefe de los laboristas británicos. Timmermans exhortó a Corbyn a respaldar la consulta, a la que se opone un sector importante de los sindicatos y de las bases laboristas tradicionales.