Ir a contenido

reunión en riad

El caso Khashoggi, Qatar y la guerra en Yemen marcan la cumbre de los países del Golfo

El rey de Arabia Saudí intenta desviar la atención apelando a la unidad de los seis Estados integrantes contra "las injerencias" de Irán

Ana Alba

El príncipe heredero Mohammed bin Salman, izquierda, habla con el rey saudí, Salman bin Abdulaziz, durante la cumnre del GCC en Riad.

El príncipe heredero Mohammed bin Salman, izquierda, habla con el rey saudí, Salman bin Abdulaziz, durante la cumnre del GCC en Riad. / AFP

Los líderes de los países del Golfo se han reunido hoy en Riad, la capital saudí, en la cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), tras la tormenta por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi a manos de agentes de seguridad de Arabia Saudí y en medio de una crisis diplomática con Qatar que estalló en junio del 2017 y continúa.
Khashoggi, exiliado en EEUU desde el 2017 y muy crítico con la monarquía saudí, especialmente con el príncipe heredero, Mohamad Bin Salman, fue asesinado en el Consulado saudí en Estambul el pasado 2 de octubre. La CIA concluyó que Bin Salman ordenó su asesinato, aunque el presidente estadounidense, Donald Trump, negó esta versión.

Desvío de atención

Arabia Saudí, duramente criticada por diversos países por la muerte de Khashoggi, ha intentado desviar la atención sobre este tema y centrar el encuentro en la unidad de los países del Golfo frente al gran rival saudí en Oriente Medio: Irán. 
El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, ha criticado a Teherán durante su discurso de inauguración de la 39 cumbre del CCG, integrado por Arabia Saudí, Qatar, Omán, Baréin, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos (EAU) y creado en 1981.
El régimen iraní "adopta una política hostil y continúa ejerciendo su injerencia en los asuntos internos de los países vecinos", ha afirmado el monarca en clara referencia a la implicación de Irán en la guerra de Yemen apoyando a los rebeldes hutís y a su acercamiento a Qatar por cuestiones económicas.

"Apoyo al terrorismo"

Los catarís, sobre los que Arabia Saudí, EAU, Baréin y Egipto impusieron un bloqueo en junio del año pasado por "apoyar al terrorismo", no han boicoteado la cumbre, pero no han enviado al emir Tamim bin Hamad al Zani sino al viceministro de Exteriores, Sultan bin Saad al Muraikhi. El enfado con la mayoría de sus socios árabes llevó a Doha la semana pasada a anunciar que abandonará la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). 
La crisis de Qatar es uno de los temas que se ha tratado a puerta cerrada durante la cumbre, junto a cuestiones comerciales y económicas y la guerra de Yemen, donde Arabia Saudí juega un papel fundamental y ha sido muy criticada por sus bombardeos, que han matado a centenares de civiles.