Ir a contenido

baño de masas

Salvini reúne a 80.000 fieles en un acto con sabor a mitin en Roma

El líder ultraderechistas dicen que ¿los verdaderos racistas son quienes piensan vaciar el continente africano y tratarlo como una reserva"

Rossend Domènech

Matteo Salvini durante el acto de Roma.

Matteo Salvini durante el acto de Roma. / AP / GREGORIO BORGIA

La manifestación de este sábado de la Liga en Roma podía haber constituido un apoteósico ensayo para la campaña electoral de las próximas elecciones europeas si no hubiese sucedido la tragedia de la discoteca de Ancona, con seis muertos y 77 heridos, seis en estado grave.

Dada la circunstancia, el tono ha sido menor, aunque el contenido no ha cambiado para un partido que encabeza las encuestas de aprobación con 34,7%. La única oposición actual es la patronal (Confindustria), que la pasada semana criticaron la "parálisis" del Gobierno.

Matteo Salvini, líder de la Liga y vicepresidente del Gobierno, ha pedido a los aproximadamente 80.000 manifestantes, llegados de toda Italia, “un mandato para negociar con la Unión Europea, con respeto, pero pidiendo también respeto”. 

Palabras suaves

Salvini ha utilizado palabras inusualmente suaves y pacíficas. “Con respeto, queremos ser protagonistas del cambio, a favor de una Europa más democrática y respetuosa de sus tradiciones”, ha afirmado, citando a la Virgen en la fiesta de la Inmaculada, al papa Juan Pablo II y al “buen Dios”. Ha recordado también al democratacristiano Alcide De Gasperi y al asesinado Matin Luther King, líder de los afroamericanos de EEUU, cuando ha dicho que “para hacerse enemigos es suficiente decir lo que uno piensa”. “Si el portavoz de los poderes fácticos (patronal) está contra nosotros, significa que estamos haciendo lo justo para 60 millones de italianos”, ha añadido, remachando con “si tenemos vuestro mandato, no tenemos miedo a nada y a nadie”.

Sobre la inmigración, el ministro de la ultraderecha italiana ha afirmado que “los verdaderos racistas eran, son y serán quienes piensan vaciar el continente africano y tratarlo como una reserva”. “África no espera caridad, sino ayuda verdadera para estudiar, curarse, crecer, trabajar, cada uno en su tierra y sin desarraigar a pueblos y culturas”.

Educacion cívica

Salvini ha hecho un llamamiento a la “unidad y concordia”, ha hablado de “amor y esperanza” y de los “valores”, ya sea del crucifijo en las escuelas o los pesebres en las plazas, o de la nueva “educación cívica” en las escuelas que el Gobierno ha aprobado esta semana.

“Italia, vuelve a levantar la cabeza”, rezaba un eslogan en el estrado donde se ha dirigido a la multitud. “Primero los italianos”, se podía leer en otro. Salvini entró en escena con la mano sobre el corazón, mientras resonaban las notas del “Venceré”, de "Turandot" de Puccini.

Temas: Italia