Ir a contenido

Guerra política

El arresto de la directora financiera de Huawei fue planeado con anticipación por Canadá

Según declaraciones del propio primer ministro canadiense, las autoridades de su país le informaron de esta acción días antes de que se efectuara

El Periódico

A profile of Huawei s chief financial officer Meng Wanzhou is displayed on a Huawei computer at a Huawei store in Beijing  China. AP Photo Ng Han Guan 

A profile of Huawei s chief financial officer Meng Wanzhou is displayed on a Huawei computer at a Huawei store in Beijing  China. AP Photo Ng Han Guan  / AP

En medio de un escándalo que comienza a crecer a dimensiones mayores y que detrás de todo parece estar las disputas comerciales entre los EEUU y China, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, confirmó que fue notificado del arresto de la directora financiera de la empresa china Huawei, Meng Wanzhou, días antes de que sucediera.

"Las autoridades correspondientes tomaron las decisiones en este caso sin ninguna intervención política o interferencia ... nos avisaron unos días antes lo que estaba sucediendo”, aclaró Trudeau este tras conocerse del arresto que pone en evidencia las tensiones entre las dos economías más poderosas del mundo, pese a la tregua comercial recién acordada.

Tanto el gobierno chino como la propia empresa condenaron el arresto y acusaron a las autoridades estadunidenses de no proporcionar detalles del caso y urgieron a la inmediata liberación de la ejecutiva.

Fuerte presencia en Canadá

La empresa china Huawei maneja en Canadá una amplia infraestructura de telecomunicaciones a pesar de las sospechas de que su tecnología pudiera estar siendo usada con fines de espionaje. La mayoría de los proveedores de servicios de telecomunicaciones en este país usan sus servicios e incluso venden a los canadienses sus teléfonos celulares.

El gigante asiático de las telecomunicaciones tiene contratos con universidades canadienses y planea invertir 500 millones de dólares en la nueva generación de infraestructura en telecomunicaciones y 5G.

Huawei ha hecho cabildeos sobre la inversión extranjera en el sector de telecomunicaciones, las actuales y futuras políticas de tecnología inalámbrica incluyendo el 5G, así como otros negocios. Entre las entidades canadienses con las que la empresa china ha estado en pláticas destacan Communications Security Establishmen Canada (CSEC), el Ministerio de Asuntos Glonales y Public Safety Canada, según reportó la CBC.

El gobierno canadiense dio a conocer que desde 2013 ha estado monitoreando los movimientos de la empresa china en territorio canadiense. La CBC informó que políticos estadunidenses han estado presionando al primer ministro Justin Trudeau para que dé un paso firme y prohíba las operaciones de Huawei en Canadá, sobre todo en la línea fronteriza.

Caen los mercados

Se sabe que en el pasado China ha usado estas firmas de telecomunicaciones para tratar de hackear varias redes, ahondó la televisora. El 1 de diciembre la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada por autoridades canadienses durante un tránsito de vuelos a petición del gobierno estadunidense presuntamente por violar el embargo comercial contra Irán.

Y las reacciones en el mundo no se han hecho esperar debido a este conflicto político comercial, ya que empresas británicas de telecomunicaciones han dicho que no usará la tecnología de Huawei en su red inalámbrica 5G, mientras que Nueva Zelanda anunció un bando similar, al tiempo que Estados Unidos y Australia mantienen una prohibición total de Huawei por razones de seguridad nacional.

Pero el enojo del gobierno chino y su posible represalia contra los gobiernos de EUA y Canadá, y su consecuente efecto dominó en la economía mundial provocaron la caída en los mercados de Asia y Europa. Huawei fue fundada en 1987 por el exoficial militar chino Ren Zhengfei, padre de la detenida Wanzhou Meng. Su base se encuentra en el hub de Shenzhen en China y emplea a 180 mil personas en diversas partes del mundo.

La firma es el segundo más grande abastecedor de equipo de redes de telecomunicación en el mundo y el segundo mayor mercado de teléfonos inteligentes, con ganancias que alcanzaron los 92 mil millones de dólares el año pasado.