Ir a contenido

ANNEGRET KRAMP-KARRENBAUER

AKK, el merkelismo continúa

La nueva presidenta de la CDU representa un conservadurismo centrista y sosegado a imagen de la cancillera

Carles Planas Bou

Annegret Kramp-Karrenbauer emocionada tras ser elegida la sucesora de Angela Merkel al frente de la CDU.

Annegret Kramp-Karrenbauer emocionada tras ser elegida la sucesora de Angela Merkel al frente de la CDU. / REUTERS / FABIAN BIMMER

El 10 de abril del 2000 una joven y poco conocida Angela Merkel derrotaba a los favoritos y asumía la presidencia de la Unión Demócrata Cristiana (CDU). En medio del escándalo por la financiación ilegal del partido, una mujer acudía a rescatar el conservadurismo alemán. 6.815 días después, la cancillera ha dado un paso atrás para pasar la antorcha a su heredera, Annegret Kramp-Karrenbauer.

A pesar de las distancias, AKK toma las riendas del partido más poderoso de Alemania en un momento crítico, fracturado por el auge ultraderechista y desgastado por el paso de los años. Fiel al estilo sosegado y sin histrionismos de su predecesora, representa una política distinta al exagerado tono actual. Cauta y francófila, su elección hace que los analistas más optimistas vean más posible una reforma europea de la mano de París.

Su cercanía con Merkel ha sido su principal baza pero también su punto flaco. En un país que da señales de cansancio con el merkelismo, Kramp-Karrenbauer también ha intentado distanciarse de ella. "Tengo 56 años, tres hijos y una larga carrera. Nada en mí es mini”, remarcó, cansada de que la apodasen “mini-Merkel”. Sin embargo, su continuismo centrista será celebrado por la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).

Opción moderada

Con AKK al frente, se espera que la CDU gire hacia la derecha pero manteniendo un pie en el centro. El partido ha elegido la opción más moderada. Aún así, la nueva presidenta del partido es considerada conservadora en el plano social. Católica practicante, quiere mantener la ley creada en 1933 que prohíbe a las clínicas ofrecer información pública sobre el aborto y hasta este jueves se oponía a que las parejas homosexuales tuviesen derecho a la adopción.

Aunque forma parte de uno de los partidos más masculinos del país, la elección de una mujer pragmática y defensora del multilateralismo es vista como señal de calma y reflexión en un mundo cada vez más impregnado de testosterona. Su mayor moderación económica y su probado centrismo —ha gobernado junto a tres partidos distintos en el Sarre— beneficia a la CDU frente a Verdes y el SPD.

Consciente de que ha sido el talón de Aquiles de Merkel, Kramp-Karrenbauer ha marcado un perfil propio en política migratoria. Así, ha pedido acelerar las deportaciones y prohibir la entrada a Europa de por vida a los solicitantes de asilo que hayan cometido delitos graves.

Apoyada por su amiga Merkel, la propulsión definitiva de esta experimentada política llegó el pasado 19 de febrero, cuando fue elegida secretaria general de la CDU con un 97% de los votos. Antes, fue primera-ministra del Sarre —el Estado más pequeño del país— entre 2011 y 2018. Tomar las riendas de la CDU es el impulso final para aspirar a la cancillería y marcar el futuro de Alemania.