Ir a contenido

CRISIS EN EL ESTE EUROPEO

Ucrania acusa a Rusia de impedir el paso de los mercantes que se dirigen a sus puertos

Poroshenko pide "unidad" al mundo occidental para evitar una "ocupación" de su territorio por parte de Moscú

Marc Marginedas

Militares ucranianos en la región de Chernihiv.

Militares ucranianos en la región de Chernihiv. / MYKOLA LAZARENKO (AP)

El Gobierno de Ucrania ha acusado a Rusia de cerrar 'de facto' el estrecho de Kerch para todos los barcos que se dirigen a puertos ucranianos. En una declaración difundida en su página de Facebook, el ministro ucraniano de Infraestructuras, Volodomyr Omelyan, ha denunciado un "bloqueo con el fin de expulsar a Ucrania de su propio territorio".

Según el dirigente, en estos momentos, 33 navíos están siendo afectados por el parón impuesto por Rusia. Un total de 18 permanecían esperando recibir permiso para entrar en el mar de Azov y poner proa a los puertos de Berdyansk y Mariúpol, en territorio ucraniano, sin saber cuándo podrían emprender la navegación. Otros nueve barcos aguardaban en las aguas interiores su turno para cruzar el estrecho hacia mar abierto mientras que ocho estaban atracados en los muelles sin saber cuando podrán salir. 

En su briefing diario con corresponsales de varios medios, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha negado las acusaciones de Kiev aunque ha admitido que pudieran existir "algunos retrasos", que ha atribuido al "mal tiempo". Los datos de tráfico marítimo a las 13.00 (hora local) de este jueves revelaban que en el puerto de Mariúpol permanecían atracados seis cargueros, algunos con fecha de entrada de hace dos semanas.    

Sin visos de solución

Con la crisis del mar de Azov sin visos de solución, Rusia ha querido mediatizar y publicitar la creciente militarización de la península de Crimea, proceso que comenzó con la anexión en el 2014 y que se había venido materializando hasta ahora lejos de la atención de los medios. Si el miércoles un portavoz militar anunciaba la instalación de una moderna batería antiaérea S-400, este jueves, una fuente anónima informó a Interfax de la construcción, cerca de la ciudad de Sebastopol, de una estación de radar capaz de seguir el recorrido de misiles balísticos y de largo alcance.

En Kiev, el presidente Petró Poroshenko ha concedido una larga entrevista al diario alemán 'Bild' en la que conminaba a los países occidentales a mantener la "unidad" y la "firmeza" frente a los gestos expansionistas de Putin. El presidente ruso "quiere ocupar el mar de Azov"  y "solo entiende el lenguaje de la unidad del mundo occidental", ha valorado Proshenko.

Tibieza de Trump

Por el momento, la oposición de países como Italia o Hungría, claramente simpatizantes de Putin, o la tibieza y tardanza del presidente de EEUU, Donald Trump, en reaccionar a la crisis permite adelantar que, por el momento, la imposición de más sanciones parece lejana. Finalmente, la confirmación de la celebración de un encuentro entre Putin y Trump en un aparte de la cumbre del G-20 en Buenos Aires el próximo fin de semana, reunión que estuvo en el aire durante unas horas, parece indicar que una vez más, el mandatario norteamericano apuesta por el apaciguamientocon su homólogo ruso. 

"Alemania debe preguntarse: ¿qué hará Putin si no lo detenemos ahora, qué va a hacer después?", ha declarado. En tono casi implorante, Poroshenko ha pedido a la OTAN el envío de buques de guerra al mar de Azov, algo que jamás aceptará Moscú, aludiendo que se trata de aguas interiores de Rusia y Ucrania.          

Temas: Rusia Ucrania