Ir a contenido

Critican el evento

La cumbre del G20 puede perjudicar a Argentina y al gobierno de Macri

Las autoridades argentinas dicen que es una oportunidad "impresionante" para mostrarse al mundo, pero no lo ve así el grueso de la sociedad

El Periódico

Vista general del predio de Costa Salguero en Buenos Aires (Argentina). Mientras se van limando los detalles de agenda de la cumbre del G20 en la que participarán los presidentes de las mayores economías en desarrollo o emergentes y los altos representantes de la Unión Europea y de organismos internacionales. EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Vista general del predio de Costa Salguero en Buenos Aires (Argentina). Mientras se van limando los detalles de agenda de la cumbre del G20 en la que participarán los presidentes de las mayores economías en desarrollo o emergentes y los altos representantes de la Unión Europea y de organismos internacionales. EFE/Juan Ignacio Roncoroni / EFE

El gobierno argentino, anfitrión de la cumbre del G20, tiene la expectativa de que el evento sea una oportunidad de crecimiento y que pueda "capitalizarse" en materia comercial, aunque analistas expresaron dudas y consideraron que la reunión perjudicará la relación entre Mauricio Macri y la población, tras un año de dura crisis económica.

La reunión del Grupo de los 20 "constituye una oportunidad de crecimiento para los argentinos", declaró el canciller argentino, Jorge Faurie, para quien la cumbre demuestra que el país está de nuevo situado en "el mapa global".

Pero no todos tienen la misma opinión. La especialista en política internacional, Stella Calloni, sostuvo que "desde el punto de vista de las decisiones profundas que necesitaríamos para producir un cambio en un proyecto económico, que incluso está afectando al propio empresariado local, esto no nos beneficia en nada y sirve para golpear aún más las relaciones del gobierno con la población".

Para el jefe de la diplomacia argentina, el objetivo "es consolidar la presencia argentina en el exterior y capitalizar la relación con cada uno de los países en los que exista una oportunidad, particularmente en materia económica-comercial".

Un costo demasiado alto

La cumbre a juicio de Faurie, permitirá "presentar al mundo nuestra mirada desde el sur para construir posibilidades de crecimiento". Sin embargo, la periodista Calloni dijo a ANSA que "lo grave es el costo que tiene esta cumbre para un país como Argentina, donde se están haciendo recortes brutales, ajustes sobre ajustes que ya se habían hecho, es un costo social muy grande, es un costo político que va a tener que asumir el propio presidente argentino".

"Es una cumbre forzada, que viene en un momento crítico para el mundo y para las propias naciones", afirmó Calloni. Se trata, prosiguió la periodista, de una "fanfarronería de alguien que quiere presentarse como líder global", cuando a nivel local "estamos ante un desgobierno y una falta de eficiencia para cumplir con su propio papel dentro del esquema capitalista".

Problemas financieros

La reunión del G20 arriba tras un año signado por una dura crisis económica y social, que ha sido respondida con sucesivas huelgas y movilizaciones masivas, todo consecuencia de que en abril pasado se desencadenó la primera corrida cambiaria que generó un desplome del peso, el gobierno de Macri decidió, poco después, recurrir al auxilio del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero la presión alcista sobre el dólar siguió agravándose, ante la cual el gobierno reaccionó permitiendo una mega devaluación, además de decidir la subida de la tasa de interés al 60% y el sacrificio de reservas; mientras que la crisis cambiaria llevó a una escalada de la inflación, así como al aumento de la pobreza y el desempleo.

Por ello el FMI aprobó en octubre pasado una nueva versión del acuerdo con una ayuda financiera de 56.300 millones de dólares y decidió acelerar desembolsos. Como contrapartida, el gobierno argentino deberá cumplir con un importante ajuste fiscal impuesto por el organismo de crédito, con el que se llevó a cabo un Acuerdo Stand-By de 36 meses el pasado 20 de junio.

Relaciones estratégicas

El canciller argentino estimó que el evento que comenzará el próximo viernes es una oportunidad "impresionante" y una señal de "confianza del mundo para con las reformas estructurales que realizamos". Por otra parte, Faurie destacó a Estados Unidos y a China como naciones de importancia "estratégica" para Argentina tanto en "lo económico como en lo político".

Por lo tanto, el presidente Mauricio Macri mantendrá reuniones bilaterales con su par estadounidense, Donald Trump, y con el mandatario chino, Xi Jinping. De la esperada reunión con el presidente de los EEUU, se prevén temas como el comercio y la "cooperación en seguridad", mientras en el encuentro, con Xi Jinping se revisará el estado de la Asociación Estratégica Integral acordada por ambos países.

Macri coquetea con EEUU

Con este escenario complicado, el jefe de Estado argentino anunció la reapertura de exportaciones de carne vacuna a Estados Unidos. "Gran noticia!! Argentina vuelve a exportar carne vacuna a Estados Unidos después de 17 años de ausencia en ese mercado", escribió Macri en su cuenta oficial de Twitter.

"El vínculo de la Argentina con Estados Unidos pasa por un momento de muy buenas relaciones en este último tiempo, no sólo en el plano bilateral sino también a través de las acciones que ellos han tomado en los organismos multilaterales de crédito", aseguró Faurie.

"El presidente Macri ha forjado y desarrollado una relación y un diálogo con el presidente Trump que demuestra una gran confianza", añadió. Con respecto a China, el canciller destacó que se trata del segundo socio comercial de Argentina y "un inversor de gran potencial para el desarrollo de proyectos de infraestructura en nuestra economía".

"Queremos -añadió Faurie- seguir profundizando ese vínculo y buscamos suscribir acuerdos en materia de cooperación científica, ambiental, educativa y cultural".