Ir a contenido

Gira de trabajo

Eduardo Bolsonaro, el hijo del presidente electo de Brasil, cierra filas con los EEUU

Fue designado como el enviado del nuevo gobierno brasileño para concretar algunos tratados bilaterales y hablar sobre temas de seguridad regional

El Periódico

Eduardo y Jair Bolsonaro durante un evento político en Brasilia.

Eduardo y Jair Bolsonaro durante un evento político en Brasilia. / Agencia Brasil

Eduardo  Bolsonaro, hijo del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, mantiene una intensa agenda de reuniones en Washington con funcionarios de peso del gobierno de Donald Trump, como la secretaria de Estado adjunta, mientras se ultiman los preparativos antes del arribo del consejero John Bolton a su país.

El diputado del Partido Social Liberal (PSL) Eduardo Bolsonaro, tuvo una serie de encuentros en Estados Unidos en su segundo día de actividades, informó la estatal Agencia Brasil.

Al hacer un balance de la primera ronda de conversaciones con funcionarios estadounidenses, Bolsonaro dijo que se analizaron posibles acuerdos bilaterales sobre delitos financieros, en los que podrá actuar el futuro "súper ministro" de Justicia Sergio Moro, el exjuez de la causa Lava Jato.

Cuba y Venezuela

Bolsonaro se mostró optimista sobre la posibilidad de "congelar fondos y todo aquello que se relacione con las dictaduras cubana y venezolana".  Además, confía en la experiencia del juez Sergio Moro, que “sabe más que nadie sobre lavado de capitales, combate al crimen organizado, sobre la Convención de Palermo", acotó.

Jair Bolsonaro confió a su hijo la tarea de estrechar vínculos con la administración Trump y grupos conservadores ligados al Partido Republicano y este no es el primer viaje a Estados Unidos, en uno que realizó hace cuatro meses se reunió con Steve Bannon, exestratega de la campaña de Trump en 2016, e impulsor del "Movimiento", una agrupación mundial de referentes extrema derecha.

Pero este viaje a Estados Unidos es especial, ya que ocurre en vísperas del desembarque en Río de Janeiro del consejero de Seguridad Nacional, quien se reunirá con Jair Bolsonaro el próximo jueves. El mandatario electo dijo estar "feliz" de recibir a Bolton y para poder estar en Río abrevió su agenda de trabajo en Brasilia, donde está montando su gabinete.

La agenda de Eduardo Bolsonaro

Antes de visitar el Consejo de Seguridad Nacional el diputado Bolsonaro mantuvo un encuentro en Washington, con Kim Breier, la secretaria de Estado Adjunta para el Hemisferio Occidental. "Tuvimos una conversación productiva sobre temas en los que Brasil y Estados Unidos pueden cooperar", comentó en las redes sociales el legislador brasileño.

En otro de sus compromisos el dirigente se encontró con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, el diplomático uruguayo Luis Almagro.

Al margen de la agenda con funcionarios, el legislador del PSL mantuvo una reunión con el American Enterprise Institute, centro de estudios conservador, donde se habló de la nueva política externa brasileña a partir del primero de enero cuando asumirá Bolsonaro.

En esa cita "escuché muchas críticas a Itamaraty (Ministerio de Relaciones Exterirores), nosotros vinimos (a EEUU) con la propuesta de lanzar un nuevo Itamaraty, renovado", dijo Eduardo Bolsonaro. Y para corroborar esto, propuso  que en breve viaje a Estados Unidos el designado canciller Ernesto Araújo, un diplomático que propuso "extirpar" a la izquierda del Palacio Itamaraty y dar vigor a una política externa basada en la "fe y el patriotismo".