con barcos de guerra

Ucrania impone la ley marcial en las regiones fronterizas con Rusia tras el incidente naval en Crimea

Moscú cierra el estrecho de Kerch durante unas horas, mientras la UE y la OTAN respaldan sin fisuras a Kiev y exigen al Kremlin que garantice la libre navegación

Rusia reabre el estrecho de Kerch tras un incidente naval con Ucrania en el mar de Azov. / Ukrainian Navy / AP (TVEFE)

3
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

La Rada, el Parlamento unicameral de Ucrania, ha aprobado este lunes la propuesta del presidente Petró Poroshenko, de declarar el estado de excepción durante 30 días en las regiones fronterizas con Rusia y Moldavia, horas después  del grave incidente naval ocurrido durante la jornada del domingo en el mar Negro, cuando tres buques de la Marina ucraniana -un remolcador y dos pequeños navíos artillados- fueron apresados por patrulleras pertenecientes al Servicio Federal de Seguridad (FSB) ruso. La propuesta presidencial ha recabado los votos afirmativos de 276 diputados, y entrará en vigor a partir del 28 de noviembre.

En una intervención televisada, el jefe del Estado ucraniano ha justificado la decisión ante la amenaza de invasión que, según él, se cierne sobre el país, al tiempo que ha prometido no aprovechar la circunstancia para limitar los derechoslibertades o aplazar consultas electorales, en un país que en unos meses debe acudir a las urnas preciamente para renovar su mandato presidencial o en su defecto, elegir a un nuevo jefe del Estado. "Los datos de inteligencia hablan de una amenaza extremadamente grave de operación terrestre contra Ucrania... las fuerzas de Rusia están preparadas para invadir en cualquier momento el territorio de Ucrania", ha asegurado Poroshenko. El planteamiento inicial del presidente ucraniano fue finalmente suavizado, tanto en su duración como en sus atribuciones, a sugerencia de varios legisladores ucranianos.   

Rusia ha admitido que llegó a emplear fuego real para neutralizar a los barcos ucranianos, resultando heridos tres marineros cuya vida no corre peligro. Según la versión de Moscú, los buques ucranianos ignoraron las demandas para detenerse y realizaron maniobras peligrosas. En un vídeo difundido, realizado desde el puesto de mando de un barco ruso, se ve como éste embiste al remolcador ucraniano entre órdenes y palabras malsonantes del capitán. Los sucesivos llamamientos de dirigentes políticos occidentales exigiendo a Moscú que liberara a las tripulaciones y los barcos apresados han sido ignoradas por completo por la parte rusa.   

Los tres navíos ucranianos navegaban desde Odesa, en el mar Negro, y pretendían llegar a Mariúpol, el principal puerto ucraniano en el mar de Azov, para reforzar el dispositivo militar ucraniano allí presente. Para impedir el paso de la flotilla ucraniana, Moscú cerró a la navegación el estrecho de Kerch durante unas horas, bloqueó el paso bajo el puente de Crimea con un gran buque mercante, y envió a aviones de combate y helicópteros de salto Ka-52. Ya de madrugada, con los buques ucranianos apresados retenidos en el puerto de Kerch, Moscú reabrió el paso a la navegación de "barcos civiles". Para Moscú, todo el incidente es una "provocación" de Kiev, realizada en coordinacion con sus aliados occidentales, para justificar así un nuevo incremento "de las sanciones a Rusia", según una declaración emitida por el Ministerio de Exteriores ruso. Precisamente, ante el temor de una nueva ronda sancionadora, el rublo, la divisa rusa, se ha depreciado ampliamente respecto al euro y al dólar.   

Indignación va a más en Kiev

En Kiev, la indignación iba a más a medida que pasaban las horas. El Ministerio de Exteriores ucraniano conminó a la comunidad internacional a "condenar con claridad" las acciones de Rusia, que constituyen un "problema de seguridad" para "todas las naciones ribereñas del mar Negro". Kiev sostiene que había advertido previamente a la parte rusa del paso de su flotilla a través del estrecho de Kerch y que las acciones de las patrulleras rusas equivalen a "piratería". Exdirigentes ucranianos pidieron al Ejecutivo que denunciara el acuerdo vigente entre ambos países, firmado en el 2003, que considera al mar de Azov como aguas interiores de Ucrania y Rusia, pudiendo ser utilizadas libremente por ambos países, y demarcar aguas territoriales.       

Tanto la OTAN como la UE han apoyado sin fisuras a Ucrania en su contencioso con MoscúEn una conversación telefónica, el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, ha ofrecido "todo el apoyo" de la organización a la "soberanía e integridad territorial" ucraniana.  La UE, por boca del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha condenado el "uso de la fuerza" por parte de Rusia y ha exigido a Moscú que devuelva a Ucrania "a los marinos y los barcos apresados". El Consejo de Seguridad de la ONU tenía previsto este lunes celebrar una reunión de urgencia para debatir el tema, a petición tanto de Ucrania como de Rusia.   

 

Noticias relacionadas

 

Temas

Rusia Ucrania