23 sep 2020

Ir a contenido

Italia se aviene a rebajar su cifra de déficit para contentar a Bruselas.

Di Maio afirma que lo importantes son las propuestas y no los números

EL PERIÓDICO

El viceprimer ministro italiano, Luigi Di Maio. 

El viceprimer ministro italiano, Luigi Di Maio.  / FABIO FRUSTACI (EFE)

El vicepresidente del Gobierno y líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Luigi di Maio, ha abierto este lunes la posibilidad de que se pueda reducir el déficit previsto del 2,4 % del PIB, como pide la Comisión Europea, si se conservan las medidas sociales incluidas en los presupuestos que se han presentado a Bruselas. Según algunos medios italianos, el Gobierno se puede abrir a evaluar un descenso del déficit del 2,4 % a un 2-2,1 %,  que Bruselas podría aceptar.

"El tema no son los números sino los ciudadanos. Lo importante son los objetivos que nos hemos dado, la renta de ciudadanía,  la cuota 100 -reforma de la edad de jubilación- y reembolsar a los timados por los bancos, que son medidas de las que no podemos prescindir", ha explicado Di Maio. Y ha añadido: "Si luego durante las negociaciones tiene que disminuir el déficit no es importante. Importante es que no desciendan las personas que tienen que beneficiarse de estas medidas".

La reunión del sábado

El movimiento del Gobierno italiano llega tras el rechazo, el pasado miércoles, del borrador de presupuestos para 2019 y la propuesta de Bruselas de abrir un procedimiento de déficit excesivo por su elevada deuda pública. El primer gesto en relación a la previsión de déficit llega después de la reunión que mantuvieron el sábado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte en Bruselas.

El otro vicepresidente del Gobierno y líder de La Liga, Matteo Salvini, también se mostró más conciliador y afirmó que "se aplicará el sentido común" y que no se va a discutir "por un 0,1 % más o menos", en una entrevista en el telediario de la televisión pública RAI1. Tras las palabras de Di Maio, la prima de riesgo, que mide el diferencial entre el bono a diez años nacional con el alemán, se relajó casi 10 puntos respecto al cierre del pasado viernes.