Ir a contenido

Asilo político

Uruguay no tiene prisa para decidir sobre el caso del expresidente peruano Alan García

Mientras tanto, el Gobierno de Perú subraya que no hay persecución política y que espera pueda ser juzgado por actos de corrupción

El Periódico

Manifestantes protestan contra el ex presidente peruano cerca de la residencia del embajador uruguayo en Perú.

Manifestantes protestan contra el ex presidente peruano cerca de la residencia del embajador uruguayo en Perú. / Guadalupe Pardo (Reuters)

En medio del escándalo diplomático que se ha originado entre Perú y Uruguay por el caso del expresidente Alan García y su solicitud de asilo político, el gobierno peruano entregó una nota diplomática junto con los argumentos que buscan que Montevideo rechace esta solicitud y subrayó que en su país, impera la democracia y no existe persecución política.

La nota diplomática fue entregada al embajador uruguayo en Perú, Carlos Barros, en la sede de la cancillería en el centro de Lima, dos días después del anuncio del pedido de asilo de García mientras es investigado por presuntamente haber recibido sobornos de la firma brasileña Odebrecht.

“Estamos reiterando que vivimos en un Estado de derecho y que se respeta la separación de poderes. Aquí no se ha faltado el debido proceso y desde el Ejecutivo no se interfiere en las decisiones judiciales”, dijo a Reuters la vicepresidenta de Perú, Mercedes Aráoz, al explicar el contenido de la nota.

Garantizan un trato justo

García es investigado por presuntos sobornos en la construcción de un tren en Lima por parte de la brasileña Odebrecht y por presuntamente recibir 100.000 dólares por una conferencia de un fondo oscuro de la firma.

El exmandatario de 69 años, que gobernó el país en dos periodos (1985-1990 y 2006-2011), ha rechazado todas las acusaciones y se ha declarado un perseguido político. En la nota diplomática el Gobierno señala que el Poder Judicial y la Fiscalía han actuado en el caso de García “con respeto estricto al debido proceso y a todas las garantías de la administración de justicia”, dijo la cancillería.

Aráoz, quien fue ministra en el último Gobierno de García, afirmó que el expresidente cometió “un error que hace daño al país” al sostener que en Perú hay persecución política. “La propia fiscalía me está investigando como vicepresidenta por otro caso ¿que más independencia podemos mostrar?”, dijo.

Uruguay estudia el caso

El vicecanciller uruguayo Ariel Bergamino dijo que su Gobierno definirá “en un plazo prudencial” si concede o no el asilo al expresidente García, luego de valorar el caso y recibir la información comprometida por el Gobierno de Lima.

En entrevista telefónica con la televisora peruana Canal N, agregó que tras recibir el pedido de asilo de García “se están dando los pasos establecidos” en la Convención de Asilo Diplomático de 1954, firmado por varios países de América, entre ellos Perú y Uruguay.

“Necesitamos un periodo para valorar los elementos y tomar decisiones, acá no hay plazos, tampoco queremos tomarnos un plazo indefinido, queremos sí resolver el tema a la brevedad pero sin precipitaciones”, afirmó el diplomático.

El caso de sobornos que involucra a Odebrecht ha salpicado a los cuatro últimos presidentes de Perú. Los exmandatarios Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski están enfrentando investigaciones en el país, mientras que sobre Alejandro Toledo pesa un pedido de extradición desde Estados Unidos.