Ir a contenido

Envió carta de disculpa

José Mujica rechaza participar en la "contra cumbre" del G20 en Argentina

El expresidente uruguayo señaló que prefería mantenerse al margen de este evento y no contribuir a las divisiones y los enfrentamientos

El Periódico

El expresidente de Uruguay, José Mujica.

El expresidente de Uruguay, José Mujica. / AP / NATACHA PISARENKO

José "Pepe" Mujica, ex presidente de Uruguay (2010-2015), finalmente no asistió a un Foro de Pensamiento Crítico previo al G20 de Buenos Aires y según explicó, es para no "crear obstáculos" entre ambos países, afirmó en una carta publicada en Twitter.

El ex mandatario debía encabezar el Primer Foro Mundial de Pensamiento Crítico en la capital argentina y brindar una charla titulada "América Latina: miedo, esperanza utopía". Sin embargo, el evento, pensado originalmente para el debate entre investigadores e intelectuales, fue lanzado por las ex presidentes Dilma Rousseff (Brasil) y Cristina Fernández de Kirchner (Argentina).

Relaciones entre Uruguay y Argentina

Como parte de la justificación de su inasistencia, Mujica afirmó que "cada vez que acontecimientos fortuitos de cualquier índole afectaron esa relación (entre Uruguay y Argentina) mi pueblo, sufrió las consecuencias. Hace mucho tiempo que me comprometí (…) a participar de un evento sobre la Integración Latinoamericana. En estos días, los medios de prensa cultivan la imagen de una contra cumbre", expresó Mujica en la carta publicada por su agrupación política.

"Entiendo que no es esa la intención" de los organizadores, "pero no debo contribuir a crear obstáculos subjetivos como los que abundaron en la historia del Río de la Plata. Estoy obligado a ser muy prudente en esta tan especial coyuntura y colaborar con el interés de mi gobierno y mi pueblo" y según el texto, lamentó "no poder cumplir el compromiso acordado".

Mientras tanto, Rousseff y Kirchner llamaron a construir frentes populares para enfrentar a la derecha en América Latina, en un evento a pocos días del G20 de presidentes que recibirá Buenos Aires del 30 de noviembre al 1° de diciembre.

Los problemas legales de los participantes

Y si bien Mujica muy a su estilo fue claro en su posición con respecto a este evento, los otros participantes llegaron con una credibilidad pública muy debilitada, ya que Rousseff fue destituida por el Congreso brasileño y Kirchner fue encausada como jefa de una asociación ilícita en la causa que estalló este año conocida como "los cuadernos de la corrupción".

La causa remite a supuestos sobornos millonarios que habrían pagado importantes empresarios a cambio de obtener contratos de obra pública entre 2003 y 2015, durante los gobiernos de Cristina Kirchner y de su esposo Néstor, ya fallecido.

Medio centenar de personas, entre ex funcionarios del gobierno y empresarios, han sido imputados y varios se han acogido a la figura del arrepentido que les permite permanecer en libertad a cambio de colaborar con la Justicia, con lo que la expresidenta argentina acumula siete procesos judiciales en su contra.

Mientras tanto, en Brasil el ex presidente Luis Inácio Lula da Silva (2003-2011), padrino político de Rousseff, purga una pena de 12 años de prisión por corrupción pasiva y lavado de activos.