Ir a contenido

Ley de Migración

Bolsonaro critica que los extranjeros tengan más "derechos" que los propios brasileños

El presidente electo de Brasil dice que la actual legislación otorga demasiados beneficios a los migrantes y abre las puertas de manera indiscriminada para su llegada

El Periódico

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro. 

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro.  / PILAR OLIVARES (ACN)

El presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, manifestó en Río de Janeiro su discordia con la actual Ley de Migración que rige en el país, porque transformó al gigante sudamericano en una nación sin fronteras que admite la entrada indiscriminada de extranjeros.

La Ley de migración, que entró en vigor en mayo de 2017 tras ser sancionada por el presidente brasileño, Michel Temer, revocó una legislación de la época de la dictadura militar (1964-1985) que trataba a los inmigrantes como una amenaza, y les garantiza prácticamente los mismos derechos que a los nacionales.

"Yo fui en contra de esa última Ley de Migración que transformó nuestro país, en un país sin fronteras. No podemos admitir la entrada indiscriminada de quien quiera, simplemente porque alguien quiere venir para acá", precisó Bolsonaro en declaraciones a la prensa este martes. Para el presidente electo, si esa Ley continúa vigente, cualquier persona que llegue al país sudamericano "llega aquí con más derechos que nosotros".

La ley de Migración

La Ley de Migración, aprobada por el Senado en última instancia en abril de 2017, fue sancionada con veinte vetos pese a las presiones de grupos de derecha y de algunos legisladores, entre ellos Bolsonaro, que se oponían a la medida por considerar que abre las puertas de Brasil indiscriminadamente a los extranjeros.

La ley garantiza a los inmigrantes, entre otros, derechos y libertades civiles, culturales y económicas, además de acceso a servicios públicos de salud, asistencia social, educación y justicia. Además de determinar los derechos y los deberes de inmigrantes y visitantes, la ley regula su entrada y su estadía en el país, y establece principios y directrices para la adopción de políticas públicas dirigidas a los inmigrantes.

La ley también reduce los trámites burocráticos exigidos a quienes buscan refugio o residencia en Brasil e institucionaliza la política que adoptó el país para ofrecer refugio humanitario a personas perseguidas o que huyen de catástrofes en sus países, que ha favorecido a miles de haitianos, sirios y venezolanos.

La norma actual criminaliza la xenofobia, el racismo y cualquier forma de discriminación a los inmigrantes, quienes pasan también a tener derechos a participar en sindicatos y protestas políticas. La ley tipifica el crimen de tráfico de personas y establece penas de entre dos y cinco años para castigarlo. EFE

Recibe llamada de felicitación

El diputado se manifestó sobre la normativa migratoria tras relatar la llamada telefónica de felicitaciones que recibió del primer ministro húngaro, el nacionalista Viktor Orbán.

Orbán, quien a través de una nota señaló que con Bolsonaro han ganado los valores que él mismo considera importantes, defiende una restrictiva política migratoria y asegura que la inmigración, especialmente la de musulmanes, amenaza con destruir la esencia cristiana de Europa.