Ir a contenido

Crisis en la frontera

Habitantes de Tijuana se manifiestan en contra de la caravana migrante

Con el arribo de miles de personas centroamericanas, algunos tijuanenses consideran que esto puede provocar caos y delincuencia en su ciudad

El Periódico

Unas 150 personas protestan en Tijuana contra la caravana de migrantes. / RODRIGO ABD (AP / VÍDEO: EFE)

Convocados en redes sociales por el "Movimiento ciudadano contra el caos de la caravana migrante", unas 150 personas protestaron en la ciudad mexicana de Tijuana por el arribo de miles de personas centroamericanas, con expresiones xenófobas disfrazadas con llamamientos a la ley y al orden, ya que según ellos esto rompe con el entorno y la funcionalidad de esta localidad fronteriza con los Estados Unidos.

Los manifestantes se reunieron en la glorieta Cuauhtémoc de Tijuana, al tiempo que se cancelaba una manifestación de apoyo a esa caravana que salió hace un mes de Honduras. "¡Despierta México, no queremos problemas, fuera los maras (bandas centroamericanas), México para los mexicanos", corearon los manifestantes.

Orden y respeto

"Los migrantes entraron violando la soberanía mexicana y humillándonos. No vamos a permitir que ellos se queden y entren como quieran a México y Tijuana. Por una mejor Tijuana, no debemos permitir que venga delincuentes acarreados", dijo un encapuchado, quien portaba una camiseta de la selección mexicana de fútbol.

En Tijuana, dijo, "no estamos en contra de que un migrante quiera progresar, lo único que se pide es orden y que respete la ley". Otro manifestante señaló que en esa ciudad "se hizo lo que no se hizo en el resto de México" y aplaudió la manifestación de esta semana en la que vecinos de Playas de Tijuana, echaron a los migrantes de esa zona.

También acusó a los organizadores de la caravana de manipular y obtener recursos a partir de movilizar a los migrantes. "Los centroamericanos violentaron la frontera sur y al hacer eso violentaron la soberanía nacional y a partir de ese momento se hicieron acreedores de una represión, pero los mexicanos hemos sido tolerantes", apuntó otra de las personas que están contra de la estancia de los centroamericanos

"Ya tenemos a 6.000 haitianos trabajando en Tijuana, ya hay hondureños y guatemaltecos y esto no es una caravana, es una invasión", agregó.

El delegado municipal de la zona centro de Tijuana, Pablo Genaro López, dijo que la manifestación se desarrolló en orden y como estaba previsto. "No es tanta gente como esperábamos, nos preocupaba una doble marcha y que pudiera haber algún choque", señaló, en alusión a la marcha a favor de los migrantes que finalmente no se ha celebrado.

No quieren ser invadidos

Al menos 3.000 migrantes, de los 5.000 que salieron en caravana hace un mes de Honduras, se encuentran ya en Tijuana donde tras los incidentes de esta semana, la mayoría espera en un centro deportivo el momento de solicitar asilo.

El funcionario dijo que Tijuana apoya la migración "pero no queremos ser invadidos" y pidió a las autoridades federales que "tomen cartas en el asunto porque no podemos aguantar mucho tiempo manteniendo y atendiendo las necesidades de los migrantes".

Una mujer con una pancarta en la que se leía "Basta de migración desordenada", señaló que los centroamericanos "no entraron legalmente al país, no traen documentación y no sabemos qué clase de personas son". El Gobierno mexicano "les permitió pasar, no se les dice que no pasen buscando una mejor vida pero que se apeguen a nuestras leyes, nosotros como mexicanos si violamos la ley se nos reprende y no podemos hacer lo que nos plazca, ¿por qué ellos si?", cuestionó.

La mujer dijo que el Gobierno debe crear un censo con los migrantes y ubicar a quienes tienen antecedentes penales porque, añadió, "sabemos que viene gente buena pero también gente mala".

Con papeles en regla

En dos horas, los manifestantes lanzaron consignas como "¡Migrantes sí, invasores no!", "¡Primero nuestros pobres!", "¡Primero nuestra raza, primero nuestra panza!" y "¡Salvemos a Tijuana de más caravanas!".

Otro manifestante, Jaime Malacara, de 48 años, dijo que los migrantes "que se queden van a tener que 'sacar' sus papeles, seguir nuestra reglas y portarse bien".  Ya que aseguró: "Queremos que hagan lo correcto, como personas correctas, los indeseables que son pandilleros y provocadores, esos no los queremos aquí", expresó.

Si llegan con actitud desafiante y haciendo lo que les plazca "en cinco años van a formar pandillas y podrían ser un catalizador la delincuencia" en una de por si violenta Tijuana, precisó.

Además de los miembros de esta primera caravana, al menos otros dos grupos de migrantes centroamericanos, principalmente hondureños y salvadoreños, están en tránsito por México con dirección a la frontera con Estados Unidos.