Ir a contenido

Se tensan las relaciones

Bolsonaro asegura que no pueden "admitir esclavos cubanos en Brasil"

El ultraderechista que ocupará la presidencia brasileña, señaló que el programa Más Médicos es una forma de "alimentar la dictadura cubana"

El Periódico

Jair Bolsonaro fue candidato del Partido Social Liberal

Jair Bolsonaro fue candidato del Partido Social Liberal / RICARDO MORAES (REUTERS)

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, reiteró su defensa de la salida de los médicos cubanos, ya que aseguró que su presencia  era una forma de robustecer a la "dictadura" del país caribeño, con lo que ratifica su postura de alejarse de países con tintes socialistas, tal como lo señaló desde su campaña.

Al referirse a los facultativos que participaron en el plan Más Médicos, Bolsonaro, declaró que "no podemos admitir esclavos cubanos en Brasil ni continuar alimentando a la dictadura cubana". La semana pasada el gobierno de la isla caribeña anunció la salida de Brasil de casi 8 mil médicos que se desempeñaron desde 2013 en barrios pobres de varios estados del país.

Cubrir la salida de los médicos cubanos

Durante un diálogo con la prensa el electo mandatario, señaló que los médicos recibían sólo el 30% de lo abonado por su trabajo y el 70% restante era destinado al gobierno cubano.

Al ser consultado sobre cómo serán suplidos los puestos en los centros de atención médica, Bolsonaro dijo: "yo no soy presidente, el 1ro. de enero cuando asuma vamos a presentar el remedio para esto, pero el presidente Michel Temer ya está trabajando en ese sentido".

"Si le damos un tratamiento adecuado creo que será resuelto", agregó al ser interrogado sobre si Brasil tendría capacidad para sustituir a los médicos cubanos. De acuerdo con el Consejo Nacional de las Secretarías Municipales de Salud (Conasems), al menos 611 ciudades brasileñas pueden quedarse sin médicos a partir del próximo año tras la salida de los médicos cubanos.

Según la misma fuente, los médicos cubanos representan más de la mitad de los profesionales contratados por el programa Más Médicos, que le permitió acceso a la salud a unos 29 millones de brasileños.