Ir a contenido

Macron relanza su reforma de la UE desde Berlín

El presidente francés se reúne con la cancillera alemana Angela Merkel para homenajear a las víctimas de la Primera Guerra Mundial e impulsar un presupuesto para la Eurozona

Carles Planas Bou

Merkel felicita a Macron tras su discurso en el Bundestag.

Merkel felicita a Macron tras su discurso en el Bundestag. / John MACDOUGALL AFP

Mientras su popularidad se hunde en casa, el presidente francés Emmanuel Macron ha visitado Berlín este domingo para relanzar su reforma de la Unión Europea (UE), una ambiciosa propuesta en la que necesita el respaldo de la cancillera alemana Angela Merkel. "Debemos encontrar el valor para abrir un nuevo capítulo", ha remarcado frente al Bundestag, el Parlamento alemán. “Se lo debemos a Europa”.

En un emotivo discurso frente a los diputados alemanes, la primera vez que un jefe de Estado francés lo hace en 18 años, Macron ha alabado la amistad francoalemana y ha apuntado a la necesidad de trabajar de la mano para impulsar un cambio comunitario. En mente, su propuesta de crear un presupuesto conjunto para la Eurozona, que parece contar con el visto bueno de Berlín.

Presupuesto para la eurozona

El pasado junio Merkel y Macron cerraron un acuerdo que ahora toma forma y que, según avanzó el sábado el diario ‘Der Spiegel, este lunes será presentado a los otros socios comunitarios. Ante la problemática salida del Reino Unido y el auge de formaciones ultraderechistas en el continenteAlemania y Francia quieren impulsar una serie de reformas antes de las elecciones europeas del próximo mayo. Con ese presupuesto común se espera reforzar la cohesión y la ayuda entre los 19 miembros de la eurozona para que sean más resistentes de cara a posibles futuras crisis o la posibilidad de una guerra comercial con Washington.

Dentro de tres semanas Merkel abandonará la presidencia de su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), mientras sigue al frente de la cancillería. Consciente de que en ese paulatino adiós puede moldear su legado, la dirigente alemana parece empezar a responder a los llamamientos de Macron para reformular la UE. No obstante, ambos mandatarios no aceptaron preguntas de la prensa en su comparecencia, señal de que tras esos discursos grandilocuentes aún no hay una conclusión clara.

Contra el nacionalismo

El viaje de Macron a la capital alemana también ha servido para participar en el homenaje a las víctimas de la Primera Guerra Mundial, en el centenario del armisticio. El día nacional de luto, celebrado este domingo, se conmemora en Alemania desde 1919 en honor a los caídos en la gran guerra. En un momento en que los nacionalismos excluyentes crecen, alimentando los fantasmas del pasado, el presidente francés ha hecho un llamamiento a la UE como una garantía de paz y ha pedido crear una Europa "abierta y ambiciosa" para evitar “que se repitan los errores del pasado”.

La semana pasada la cancillera aseguró desde Bruselas que apoyaría la propuesta de Macron de crear un ejército europeo, algo que irritó profundamente al presidente estadounidense Donald Trump. Sin embargo, este sábado la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, aseguró que se trataría de una mayor cooperación entre ejércitos nacionales, diluyendo así una vez más desde Berlín las ideas del presidente francés. Aunque este punto no llegue a materializarse, Macron insistió en su alianza con Berlín para ayudar a que Europa tenga una mayor soberanía en un mundo en el que cada vez hay menos confianza con Washington.

Un Macron debilitado

La visita de Macron a Berlín llega en un momento especialmente turbulento de su presidencia. Ayer una marea de chalecos amarillos inundó toda Francia, en una masiva manifestación contra el aumento del precio de los carburantes que ha lanzado a 282.000 personas a las calles. Una mujer falleció en unas protestas en las que también hubo más de 200 heridos. La desafección de la clase media francesa con un presidente al que perciben como benefactor de los ricos ha llegado a niveles preocupantes. Según los sondeos hasta un 73% de los franceses desaprueba la gestión de Macron.