Ir a contenido

NEGOCIACIÓN EXHAUSTIVA

Bruselas y Londres ultiman los contornos de su futura relación

Los embajadores europeos examinan junto al negociador europeo, Michel Barnier, la declaración política que respaldarán los 27

El objetivo es cerrar el texto el martes de forma que las capitales tengan tiempo de revisarlo antes de la cumbre extraordinaria

Silvia Martinez

Michel Barnier, a su llegada este lunes a la sede de la Comisión en Bruselas.

Michel Barnier, a su llegada este lunes a la sede de la Comisión en Bruselas. / REUTERS/ Francois Lenoir

El margen para reabrir la negociación del acuerdo provisional de divorcio, tal y como empiezan a reclamar algunas voces partidarias del 'brexit', es muy limitado. Todavía queda por pactar la posible fecha de extensión del periodo transitorio previsto en el tratado de salida, que debe cerrarse para la cumbre del 25 de noviembre, pero de haber retoques técnicos serán mínimos. Algo más de cocina podría haber en la declaración política sobre la futura relación que han empezado a negociar los 27. El objetivo es pisar el acelerador para cerrar un primer texto el próximo martes.

Bruselas no es ajena al terremoto político que vive la capital británica, pero sigue quemando etapas en el proceso que debe llevar a la salida del Reino Unido de la UE el próximo 29 de marzo del 2019. Los embajadores permanentes de los 27 han empezado a trabajar este viernes en la declaración política. Un texto de ocho páginas y cinco apartados que ha sido valorado como “una buena base de negociación” durante la reunión que han celebrado con el negociador jefe europeo, Michel Barnier, y que aunque no será legalmente vinculante sí pretende servir de base al futuro acuerdo de libre comercio.

Un socio cercano, a pesar de todo

Entre los apartados incluidos están la futura relación económica (cómo debe ser la relación sobre mercancías, servicios e inversiones, servicios financieros, propiedad intelectual y licitaciones públicas, transporte, protección de datos, movilidad, energía, pesca o competencia), la seguridad (la cooperación judicial, en agencias como Europol o Eurojust así como el intercambio de bases de datos, seguridad y defensa) o las relaciones institucionales. Barnier ha vuelto a insistir ante los embajadores que el objetivo es mantener a Reino Unido como un socio cercano y ha recordado que no puede beneficiarse de las mismas facilidades a la hora de comerciar que ahora.

Han sido varias las delegaciones que han intervenido para expresar sus preocupaciones por ámbitos como la pesca, porque el acceso a las aguas británicas para los buques europeos quedará a expensas de un futuro acuerdo comercial, la movilidad de los ciudadanos e incluso Gibraltar. Por ejemplo, según varias fuentes consultadas, el embajador español, Pablo García-Berdoy, ha mencionado el descontento del Gobierno con el hecho de que la extensión del periodo transitorio –en principio hasta el 31 de diciembre de 2020 pero que podría prolongarse más allá si así lo deciden en julio de ese año- también se aplicará al Peñón y ha mostrado preocupación sobre su encaje en la futura relación.

Próxima reunión

El maratón negociador, sin embargo, prosigue y los embajadores volverán a reunirse este domingo al mediodía para analizar en el tratado de salida y el lunes lo harán los ministros de exteriores. Según la coreografía diseñada por la UE, el objetivo es que Bruselas y Londres cierren un texto el martes a más tardar para que pueda ser revisado en las capitales europeas durante las 48 horas posteriores, con tiempo para ser refrendado en la cumbre extraordinaria del 25 de noviembre