Ir a contenido

LETAL INCENDIO

La tragedia de Paradise revela fallos en alertas y evacuación en EEUU

La cifra de fallecidos en el fuego Camp se eleva a 56 personas y otras 130 siguen desaparecidas

Idoya Noain

Un poste de McDonalds sobresale del restaurante quemado en la ciudad de Paradise

Un poste de McDonalds sobresale del restaurante quemado en la ciudad de Paradise / John Locher (AP)

En Paradise, la ciudad de California que ha sido consumida por el incendio más destructivo y letal de la historia del estado, hay sobre todo dolor y pérdida pero, también, rabia e indignación. Una semana después de que las llamas del fuego Camp arrasaran esta localidad de 26.000 habitantes, dejando al menos 56 muertos en su camino y otros 130 desaparecidos que se buscan cada vez con menos esperanza, los ojos se vuelven críticamente a un sistema de alertas y evacuación que falló.

Numerosos vecinos han explicado en declaraciones a los medios que nunca recibieron ninguna alerta oficial en sus teléfonos fijos o móviles o en sus correos electrónicos. Corrieron más los avisos del desastre que llegaban en mensajes de vecinos y por las redes sociales que desde fuentes gubernamentales. Hubo quienes escucharon las instrucciones de evacuar solo cuando llamaron a la policía para informar sobre la presencia de fuego.

Numerosas autoridades se ven en el punto de mira de la ira de los vecinos. Algunos han pedido la dimisión de la alcadesa, Jody Jones, reelegida para el cargo dos días antes del incendio. Ella defiende que no había manera de evacuar de forma segura y a tiempo a 26.000 personas en una ciudad que tiene solo tres vías principales de salida. Lo único que Jones ha llegado a reconocer es que “las cosas no fueron perfectas” y “se podían haber hecho mejor”.

Alertas insuficientes

Con el recuerdo de un incendio en 2008 en el que se instó a tantos residentes a escapar que se congestionaron las carreteras esta vez se optó por no urgir a la evacuación total sino a la de los barrios más cercanos al fuego. En una ciudad donde un tercio de la población era mayor de 65 años primero se usó Twitter, donde se dio la primera orden de evacuación a las 8.03 horas. Los vecinos del este de Paradise recibieron también sobre esa hora las primeras llamadas que se lanzan con un sistema llamado CodeRed, que poco a poco se fue expandiendo hasta llamar a la evacuación total a las 9.17 horas.

Uno de los problemas radica en que, como ha reconocido el director del centro de operaciones de emergencia de la ciudad, Jim Broshears, como mucho el 25 o el 30% de las líneas telefónicas están registradas en el sistema CodeRed, en el que los ciudadanos entran voluntariamente. Además, no se contó con que el Camp era más rápido que otros incendios y actuaba de forma inusual, con las llamas arrasando absolutamente todo sin realizar saltos habituales que suelen dejar indemnes algunas estructuras.

Tampoco el Servicio Nacional Climatológico, que había definido las condiciones en el condado de Butte como “extremadamente críticas” en caso de incendio, emitió una alerta de fuego. Según han explicado sus responsables, esa alerta urgente solo puede lanzarse cuando lo solicitan autoridades locales. La solicitud nunca llegó de Paradise y ahora resurgen las llamadas a revisar los métodos para que las autoridades federales puedan actuar por su cuenta y sin esperar.