Ir a contenido

UN CASO MACABRO

La Fiscalía de Arabia Saudí pide la pena de muerte para 5 acusados del asesinato de Khashoggi

Estados Unidos sanciona a otras 17 personas relacionadas con la desaparición del periodista saudí

El Periódico

El fiscal general de Arabia Saudi, Saud al Moyeb, abandona el consulado saudi en Estambul el pasado 30 de octubre.

El fiscal general de Arabia Saudi, Saud al Moyeb, abandona el consulado saudi en Estambul el pasado 30 de octubre. / EFE

El fiscal general de Arabia Saudí, Saud al Moyeb, anunció hoy que ha pedido la pena de muerte para cinco personas acusadas del asesinato en el consulado saudí de Turquía del periodista Jamal Khashoggi, el pasado 2 de octubre, y que ha presentado cargos contra otros seis, además de asegurar que el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, no estaba al tanto del crimen, descartando así todas las sospechas iniciales que apuntaban al heredero al trono como instigador del macabro crimen.

El fiscal ha acusado al subdirector de los servicios secretos del reino, Ahmad Asiry, de organizar la operación, que tenía como objetivo "devolver" a Khashoggi a Arabia Saudí, y aseguró que la orden del asesinato partió del jefe de la delegación enviada a Turquía, cuyo nombre no citó. Al Moyeb dijo, en una rueda de prensa, que el príncipe se enteró del caso a través de los "informes falsos" que le presentaron los agentes responsables de la operación y por las informaciones difundidas "por los medios de comunicación".

Descuartizado por los sicarios

El fiscal general ratificó igualmente la teoría que ya expresó hace unas semanas al explicar que se produjo una "pelea" entre los agentes y Khashoggi en el consulado, y entonces, los sospechosos le sujetaron y le inyectaron una "dosis grande de un somnífero", lo que produjo su muerte. "Después de asesinarlo, el cuerpo fue cortado en trozos por los sicarios y llevado fuera del consulado", agregó el fiscal general. El periodista, instalado en Estambul, acudió al consulado saudí para recoger unos papeles que necesitaba para poder casarse con su pareja. Ya no salió con vida.

Uno de los cómplices entregó el cuerpo del periodista a un "colaborador turco", que se deshizo de los restos posteriormente. El fiscal aseguró que se ha realizado un retrato robot de ese colaborador, según las descripciones de la persona que le entregó el cadáver, y que se han entregado esas informaciones a las autoridades turcas.

"Investigación correcta"

El ministro de Exteriores de Arabia Saudí, Adel al Yubeir, rechazó cualquier intento de politizar el caso del asesinato de Khashoggi para "interferir" en los asuntos del reino y defendió que su país ha hecho una correcta investigación del crimen.

El ministro de Exteriores rechazó la "internacionalización" del asesinato de Khashoggi, que calificó de "un crimen" y "un gran error", y aseguró que su país ha actuado en este caso como "cualquier país normal".

"El reino saudí ha dado pasos para afrontar este asunto como hace cualquier país. Hemos hecho una investigación, hemos encarcelado a los responsables y están rindiendo cuentas, y hemos revisado las medidas para que esto no se vuelva a producir. Esto es lo que hacen los países, sean Estados Unidos, el Reino Unido y Arabia Saudí", añadió.

También consideró equivocado responsabilizar a Arabia Saudí por la actuación de unos "individuos". "Arabia Saudí es responsable de la forma en que maneja las cosas y cualquier persona prudente y sensata sabe que los errores ocurren y a veces la gente abusa de su autoridad. Lo más importante es hacer que rindan cuentas y asegurarse de que el asunto no se vuelva a repetir y esto es lo que hacemos", señaló.

Sanciones de EEUU  

El Gobierno de EEUU, igualmente, sancionó hoy a 17 saudís relacionados con la muerte de Khashoggi. El Departamento del Tesoro estadounidense aseguró en un comunicado que todos "formaron parte de los planes y la ejecución" de la operación que terminó con el asesinato del periodista, crítico con las autoridades saudís.

Entre los sancionados se encuentra el cónsul general de Arabia Saudí en Estambul, Mohamed Alotaibi, que presuntamente desempeñó también un papel en la muerte del periodista, además de 15 personas que integraron el equipo que asesinó a Khashoggi.

Cuentas y activos bloqueados

Las sanciones impuestas por EEUU contemplan el bloqueo de cualquier activo que tengan esas personas en territorio estadounidense y la prohibición de llevar a cabo transacciones con empresas o personas en ese país.

El presidente estadounidense, Donald Trump, que en un principio se mostró escéptico respecto a la posibilidad de que la Corona saudí hubiera estado implicada en los hechos, dijo después que su Gobierno adoptaría la "respuesta" necesaria contra los culpables de la desaparición del periodista.