Ir a contenido

CITA EN PALERMO

Cumbre por la pacificación de Libia

Las grandes potencias intervienen en la cita con el petróleo como gran cuestión de fondo

Rossend Domènech

Protesta contra la cumbre de Libia en Palermo.

Protesta contra la cumbre de Libia en Palermo. / Igor Petyx / ANSA

Se ha inaugurado este lunes en Palermo (Sicilia) una cumbre internacional sobre Libia que, con la mediación de la ONU, apunta a la estabilización del país sumido en el caos desde la muerte de Muamar Gadafi (2011), aunque en la víspera nadie apostaba un céntimo de que se consiga algún resultado más o menos definitivo.

Tenían que estar presentes Donald Trump, Vladimir Putin, Angela Merkel y Emanuel Macron, pero todos han enviado a sendos lugartenientes. Además, mientras la comunidad internacional que, con la ONU, apoya el Gobierno de Tripoli, presidido por Fayez al-Sarraj, paralelamente Francia y Egipto, y con ellos Rusia, apoyan el Ejecutivo de la Cirenaica.

El petróleo, cuestión de fondo

Una de las más importantes cuestiones de fondo es el petróleo libio, uno de los mejores del mundo por su calidad y el más cercano a Europa. La segunda cuestión es el control de las migraciones de África subsahariana. El general, que en realidad es mariscal, Khalifa Haftar, que gobierna la región de Cirenaica (Tobruk), dividida de hecho de la región de Tripoli, con su propio Ejecutivo y ejército, anunció en la tarde del lunes, tras grandes presiones de la ONU, que iría a Sicilia, como efectivamente ha sucedido.

Al mismo tiempo dijo que no participará en la cumbre, sino que mantendrá encuentros bilaterales con algunas de las más de 20 delegaciones internacionales presentes en la isla italiana. Se ha instalado en un hotel de la popular y otrora exclusiva playa de Mondello, poco distante del hotel de Villa Igiea, ubicado en la ciudad, donde tiene lugar la cumbre.

El general rechaza la delegación de Tripoli porque de ella forma parte, según fuentes militares de Tobruk, algún representante "del Qatar y de un gruppo vinculado a Al Qaida”.

Futura cita en Libia  

“La conferencia será una ocasión importante para los representantes libios y altos exponentes de la comunidad internacional”, ha declarado Ghassan Salamè, exministro de Libano y enviado especial de la ONU en Libia. Salamè ha ilustrado que el proyecto de Naciones Unidas es que después de cumbre actual, se organice en Libia una Conferencia Nacional en la que participen solo los distintos y encontrados líderes de aquel país, además de representantes de la sociedad civil.

De acuerdo con el mapa de ruta, dicha conferencia debería celebrarse a principios de 2019 y en la primavera siguiente deberían ya tener lugar las primeras elecciones presidenciales. Italia, patrocinadora de la cumbre, se encuentra entre los intereses franco-egipcios por el petróleo (que ahora explota mayormente la italiana ENI), los intereses de Rusia para entrar de pleno en el Mediterráneo y los de EEUU y la UE para estabilizar la región.

Temas: Libia Italia