Ir a contenido

VIOLENCIA ORIENTE PRÓXIMO

Escalada violenta en Gaza tras los 8 muertos de una operación israelí contra Hamás

Las milicias lanzan 300 cohetes y el Ejército israelí replica con 70 bombardeos

Israel niega que buscara asesinatos selectivos de miembros de Hamás

Ana Alba

Unos palestinos permanecen junto a los restos de un automóvil destruido tras un ataque aéreo israelí en Khan Yunis, en el sur de la Franja de Gaza. 

Unos palestinos permanecen junto a los restos de un automóvil destruido tras un ataque aéreo israelí en Khan Yunis, en el sur de la Franja de Gaza.  / SAID KHATIB (AFP)

El miedo a una nueva ofensiva israelí en Gaza resurgió hoy lunes, después de que milicianos palestinos lanzaran al menos 300 cohetes sobre Israel y de que el Ejército israelí llevara a cabo al menos 70 bombardeos en la franja palestina. La tensión se disparó anoche cuando una unidad militar israelí penetró en Gaza, en la zona de Jan Yunis, en el sur de la franja, para realizar "una operación de recogida de información de inteligencia" que fracasó, según aclaró el ejército.

Milicianos del brazo armado de Hamás, Izzedin al Qasam, detectaron a la unidad israelí y se produjo un tiroteo seguido de bombardeos israelíes en los que murieron un oficial israelí y siete milicianos de Hamás. Poco después, facciones palestinas dispararon 17 cohetes contra Israel, que llevó a cabo la operación de espionaje en Gaza en plenas negociaciones con mediación egipcia para conseguir una tregua duradera con Hamás.

Tres de los cohetes fueron interceptados por el sistema de defensa Cúpula de Hierro. La mayoría de proyectiles cayeron en campo abierto, no causaron víctimas y ocasionaron daños leves a algunos invernaderos del sur de Israel, donde las sirenas de alerta por bombardeo sonaron varias veces durante la noche. El Ejército israelí declaró la zona cercana a Gaza como área militar cerrada y las líneas de tren al sur de la localidad de Ashkelon, muy cercana a los límites con la franja palestina, se cancelaron.

Impacto en un autobús

Hoy por la tarde, cuando Gaza y el sur de Israel aún estaban en alerta máxima pero parecía que las aguas volvían a su cauce, milicianos palestinos han lanzado casi 80 proyectiles contra Israel en unos pocos minutos. Posteriormente, los disparos se han incrementado y se han llegado a lanzar 300 cohetes. Uno de los proyectiles ha impactado en un autobús y ha herido de gravedad a un soldado de 19 años. La Fuerza Aérea israelí ha respondido con al menos 70 bombardeos sobre presuntos objetivos de Hamás y la Yihad Islámica en Gaza.

El Ejército israelí ha señalado que varios cohetes han sido "interceptados por el sistema de defensa antiaérea Cúpula de Hierro. Las sirenas  que alertan de bombardeos han sonado reiteradamente este lunes por la tarde en comunidades cercanas a Gaza e incluso en la zona próxima a Hebrón, en Cisjordania, y en el área del Mar Muerto.

En Gaza, los servicios sanitarios han activado el estado de emergencia y han duplicado el personal médico, para atender a "varias víctimas" de los bombardeos.

Tiroteo en Jan Yunis

La violencia estalló este domingo en Gaza cuando un comando de élite del Ejército israelí entró en la franja para llevar a cabo "una actividad de seguridad de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en el área", según un portavoz militar israelí, y mató a un comandante de las Brigadas Izzedin al Qasam, el ala militar de Hamás.

Las fuerzas israelís acabaron con la vida de siete palestinos, entre ellos el comandante Nur Baraka, en la ciudad de Jan Yunis, al sur de Gaza. Todos los muertos palestinos eran miembros de Hamás, según señaló este grupo, que controla el pequeño territorio palestino desde el 2007. 

El Ejército israelí informó de que se produjo un tiroteo entre el comando israelí y los ocupantes del vehículo atacado, que respondieron a las fuerzas israelís camufladas, apoyadas por drones (aviones no tripulados) desde el aire, que bombardearon diversos puntos de la zona para facilitar la salida del comando israelí. Fuentes militares israelís señalaron que se trató de “una operación para recopilar información de espionaje que salió mal, no de un asesinato selectivo”.

Medios de comunicación palestinos informaron de que las tropas israelís habían intentado inicialmente capturar, no matar, a Baraka durante la redada, pero que el comandante de Hamás fue asesinado a tiros después de que se descubriera la operación.

El portavoz de Hamás, Fawzi Barhum, condenó la "cobarde agresión israelí" y agregó que “la resistencia palestina está lista para cumplir con su deber y hacer que el enemigo pague un alto precio”. 

Netanyahu vuelve de París

El primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, que se encontraba en París en viaje oficial por la conmemoración del centenario de la Primera Guerra Mundial, regresó de forma urgente a Israel tras saber que en los enfrentamientos había muerto un oficial de las fuerzas especiales israelíes, identificado como M, y otro militar había resultado herido.

Los residentes de las comunidades israelís cercanas a Gaza dijeron que el alcance de los ataques aéreos israelís en Gaza era excepcional y "sonaba casi como una guerra", según el diario Haaretz. Los incidentes ocurrieron mientras mediadores egipcios intentan que Hamás e Israel lleguen a un acuerdo para una tregua larga. A pesar de estos esfuerzos, Israel lanzó la operación en Gaza.

El ataque derivó en una breve calma a lo largo de la frontera, dos días después de que Israel permitiera a Catar enviar 15 millones de dólares en efectivo a Hamás en Gaza, uno de los primeros movimientos en un acuerdo de alto el fuego entre Israel y Hamás. Egipto, junto con el coordinador especial de las Naciones Unidas para el proceso de paz en Oriente Medio, Nikolay Mladenov, ha desempeñado un papel clave en los intentos de mediar un alto el fuego entre Israel y Hamás y lograr la reconciliación entre este movimiento islámico y Al Fatá, encabezado por el presidente palestino, Mahmud Abás.