Ir a contenido

Primeras medidas

Jair Bolsonaro busca flexibilizar los derechos laborales en Brasil

El presidente electo planea usar esta medida para "destrabar la economía"

El Periódico

El candidato de ultraderecha de Brasil, Jair Bolsonaro, apuñalado.

El candidato de ultraderecha de Brasil, Jair Bolsonaro, apuñalado. / EVARISTO SA

El presidente electo, Jair Bolsonaro, consideró hoy que Brasil es el "país de los derechos", aunque "sin empleo", y abogó por una mayor flexibilización de la legislación laboral como "el camino" para "destrabar la economía", durante una transmisión en vivo desde su residencia en Río de Janeiro.

Un día después de que concluyera su visita a Brasilia, donde encaminó la transición del Gobierno y se reunió con el actual mandatario, Michel Temer, Bolsonaro expresó que "la Constitución está llena de derechos (laborales)" y que en el país hay "derecho para todo, solo no hay empleo".

"Los empresarios me vienen diciendo que nosotros tendremos que decidir: todos los derechos y desempleo o menos derechos y empleo", declaró Bolsonaro durante una transmisión en directo en su cuenta de Facebook.

La declaración del presidente electo vino dos días después de que anunciase su intención de extinguir el Ministerio del Trabajo, creado en 1930, la que fue inmediatamente criticada por sindicatos, por la justicia laboral y hasta por algunos empresarios.

Asimismo, a lo largo de la campaña electoral, Bolsonaro, líder de la emergente ultraderecha brasileña, capitán de la reserva del Ejército y elegido presidente en octubre pasado, ya había defendido una mayor flexibilización de las leyes laborales para estimular la economía del país, donde 13 millones de personas están paradas.

El sistema de pensiones en agenda

Respecto a la polémica reforma del sistema de pensiones, Bolsonaro dijo que "todos deben entender que la situación de las jubilaciones está complicada" y que los gastos del Gobierno con esa materia "están subiendo de manera asombrosa".

"No queremos transformarnos en lo que fue Grecia hace poco", aseguró.

Bolsonaro también anunció que deberá indicar en la próxima semana algunos de los nuevos nombres que compondrán su Gobierno y destacó que tiene especial preocupación por el Ministerio de la Educación, el que calificó de "complicado".

Según explicó el presidente electo, su administración acabará con "todas las cuestiones menores" en la enseñanza, como la "ideología de género", ya que, a su juicio, no es papel de la escuela enseñar "sobre sexo".

El futuro jefe de Estado igualmente criticó las cuestiones abordadas en el multitudinario examen para la universidad que tuvo lugar el pasado fin de semana en Brasil, que trajo preguntas sobre movimientos sociales, feminismo, desigualdad y vocabularios específicos de minorías, como el colectivo LGBTI.

Bolsonaro garantizó que, en su gestión, "intentará cambiar eso", y que el llamado Examen Nacional de Enseñanza Media (ENEM) pasará a tener "cuestiones que interesan el futuro de nuestra generación" y "no esas cuestiones menores".