Ir a contenido

EL FUTURO DE LA UE

Weber será el cabeza de cartel de la derecha en las elecciones europeas

El eurodiputado alemán recibe el 80% de los votos en el Congreso del PPE frente al 20% que han apoyado al finlandés Alex Stubb

Silvia Martinez / Bruselas

Alexander Stubb y Manfred Weber, durante el Congreso del PPE en Helsinki. 

Alexander Stubb y Manfred Weber, durante el Congreso del PPE en Helsinki.  / LEHTIKUVA HEIKKI SAUKKOMAA (REUTERS)

El Partido Popular Europeo ya tiene candidato a suceder a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión Europea si la formación sale victoriosa en las próximas elecciones europeas que tendrán lugar entre el 23 y 26 de mayo de 2019. Sin sorpresas de última hora, y tal y como apuntaban todas las quinielas, el alemán Manfred Weber (46 años) se ha convertido este jueves en el spitzenkandidat de los conservadores. De los 621 votos válidos emitidos por los delegados, 492 han sido para el candidato de Angela Merkel que se ha impuesto al finlandés Alex Stubb, quien ha recibido finalmente 127 votos.

Pese a la experiencia política y al extenso currículum del finlandés, que habla cuatro idiomas además de su lengua materna, Weber partía como claro favorito. Pese a no contar con experiencia de gobierno, este joven católico de Bavaria había logrado sumar el apoyo de las grandes delegaciones con un discurso moderado y de continuidad frente al tono más liberal y moderno encarnado por el finlandés. Y los números le han aupado definitivamente este jueves durante el Congreso del PPE celebrado en Helsinki.

Casi el 80% de los delegados (79,2%) se han decantado por el eurodiputado alemán, jefe de filas del grupo en la Eurocámara desde 2004, y solo el 20% han votado por el que fuera primer ministro finlandés y que ocupa actualmente la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones. Entre los que han apoyado a Weber, la CDU-CSU alemana, el PP de Pablo CasadoForza Italia de Silvio BerlusconiLes Republicains de Laurent Wauquiez y hasta el Fidesz de Viktor Orban cuya deriva autoritaria ha protagonizado debates y hasta una resolución en Helsinki.

Aún así, Weber ha optado por no entrar en fricciones y mirar hacia delante. “Hoy empiezo mi campaña, nuestra campaña. Creemos una Unión Europea estable” y “tendamos puentes entre los ciudadanos y la UE”, ha reivindicado. Discreto y poco conocido fuera de la burbuja de Bruselas, ha reclamado una Europa “ambiciosa y democrática” y ha garantizado que defenderá los valores europeos y la democracia cristiana.

Lo han hecho rodeado de los pesos pesados del partido. De su presidente, Joseph Daul, su secretario general, Antonio López Isturiz, y por supuesto líderes y políticos como Angela MerkelDonald TuskAntonio TajaniJean-Claude Juncker, o Viktor Orban que no ha desaprovechado la ocasión de marcar terreno. “La clave de la victoria del PPE es la misma de siempre: combatir la inmigración ilegal, el terrorismo y los problemas económicos", ha recordado a sus colegas.

Los líderes de la UE, la última palabra

La nominación abre el camino hacia la presidencia de la Comisión Europea pero el alemán no tiene ninguna garantía de que será finalmente el elegido. En primer lugar, porque todo dependerá de los resultados de las elecciones de mayo y de los consensos que sean necesarios. Y, en segundo, porque la última palabra la tendrán los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE y algunos como el francés Emmanuel Macron ya han mostrado abiertamente que no están por la labor de dejar en manos del Parlamento Europeo la elección de quien presidirá el próximo Ejecutivo comunitario.

La Eurocámara sigue aspirando a que el elegido para sustituir a Juncker sea uno de los llamados spitzenkandidat pero ante unos resultados electorales ajustados, que apuntan a una caída de los conservadores y de los socialistas y a una subida de la extrema derecha y los populistas, los líderes europeos podrían optar por buscar un candidato alternativo de consenso

La mano derecha de Juncker, candidato de los socialistas

El Partido Socialista Europeo celebrará su Congreso el 7 y 8 de diciembre en Lisboa pero ya tiene a la persona que encabezará su lista electoral a las próximas elecciones europeas y dará la batalla por hacerse con las riendas de la Comisión Europea. Tras la retirada esta semana de la pelea del eslovaco Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión, el holandés Frans Timmermans (57 años) será el spitzenkandidat de los socialistas.

Diplomático, ex ministro de exteriores y políglota –habla inglés, alemán, francés, italiano y ruso además de neerlandés-, el pasado 10 de octubre eligió su localidad natal de Heerlen para anunciar su candidatura como señal de que tiene sus raíces muy claras y tendrá muy en cuenta a los ciudadanos. Actual mano derecha de Juncker y azote de los independentistas catalanes, el holandés ha protagonizado sonados enfrentamientos con Polonia y Hungría por la deriva autoritaria de sus respectivos gobiernos contra el estado de derecho.

Esta postura le ha granjeado enemigos en esos países pero simpatías evidentes en otros aunque el hecho de que el partido socialista no forme parte de la coalición de gobierno en su país supone un obstáculo político importante de cara a sus posibilidades de regresar a la próxima Comisión Europea.