Ir a contenido

POLÉMICA EN JAPÓN

La Universidad de Tokio admitirá a las aspirantes afectadas por un acceso sexista

El centro alteró durante una década los resultados de los exámenes de acceso para admitir a menos mujeres

La idea era evitar una escasez de médicos por el abandono laboral y las ausencias de las féminas al tener hijos

Estudiantes japonesas esperan su turno para una entrevista de trabajo 

Estudiantes japonesas esperan su turno para una entrevista de trabajo  / KATSUMI KASAHARA

La Universidad de Medicina de Tokio ha anunciado este miércoles que admitirá a los afectados en el 2017 y el 2018 por la manipulación de pruebas de acceso. Este proceso se realizó para tener a menos mujeres entre sus estudiantes, sustituyéndolos por varones.

Un total de 101 aspirantes, 67 de ellos mujeres, fueron rechazados fraudulentamente los dos últimos años, ha revelado en una rueda de prensa la presidenta del centro privado, Yukiko Hayashi, quien ha añadido que los que quieran podrán asistir a clases a partir del próximo curso.

"Nos disculpamos profundamente con todos los afectados", ha dicho en la comparecencia recogida por la cadena pública NHK. Hayashi ha explicado que dado que la universidad tiene un límite de 63 admisiones adicionales al año, no todos los damnificados podrán acceder. Ella misma se convirtió en septiembre en la primera mujer al frente de la Tokyo Medical University tras destaparse el caso este verano.

Pruebas fraudulentas

La universidad privada admitió en agosto que manipuló durante más de una década los resultados de los exámenes de acceso para admitir a menos mujeres que varones. El objetivo del sesgo era mantener el porcentaje de alumnas en torno al 30% del total de nuevos estudiantes para evitar una escasez de médicos en los hospitales afiliados, ante el argumento de que las mujeres japonesas suelen dejar de trabajar o ausentarse prolongadamente al casarse tener hijos.

El escándalo del Tokyo Medical University salió a la luz mientras la fiscalía capitalina investiga al centro por supuestas presiones ejercidas por un alto cargo del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología para que admitiera a su hijo bajo la amenaza de retirarle ayudas públicas, un caso también recogido por los medios locales.

El Gobierno está investigando a otras escuelas de Medicina en todo el país y en octubre reveló que había detectado diferencias significativas en las tasas de aprobación de mujeres y varones en los últimos seis años en varios centros.

Educación encontró evidencias de que las pruebas de un número todavía no revelado de centros fueron sesgadas en función del género y del registro de suspensos previos del aspirante.