Ir a contenido

CONSECUENCIAS DE LAS ELECCIONES EN EEUU

El independentismo catalán pierde aliados en Washington

Tres de los congresistas que se acercaron a sus posiciones pierden el cargo en las legislativas

Ricardo Mir de Francia

Carles Puigdemont, en la presentación de un libro en Bruselas, el pasado 31 de octubre. 

Carles Puigdemont, en la presentación de un libro en Bruselas, el pasado 31 de octubre.  / STEPHANIE LECOCQ (EFE)

El independentismo catalán nunca encontró demasiados aliados en Washington para respaldar el derecho a la autodeterminación de Catalunya, uno de los objetivos que guiaron el trabajo de los representantes de la Delegación del Govern en Estados Unidos hasta que el artículo 155 forzó temporalmente su cierre. Pero de los pocos que lo hicieron públicamente o cuanto menos escucharon al expresidente Carles Puigdemont en la capital estadounidense, unos cuantos ya no están. Las elecciones legislativas de este martes han apartado del Capitolio a los congresistas republicanos Dana Rohrabacher y Carlos Curbelo, unas bajas a las que hay que sumar la de Ileana Ros-Lehtinen, la veterana congresista por Florida que anunció el año pasado su jubilación.

Rohrabacher era uno de los legisladores más atípicos del Capitolio, donde era conocido como “el mejor amigo de Vladimir Putin”, tanto que el FBI llegó a advertirle en 2012 que el Kremlin lo consideraba una fuente tan valiosa de inteligencia que le dio un nombre en código. Pero el congresista por California, casado con una mujer de origen vasco, era también un firme defensor del derecho de autodeterminación en el mundo. Apoyó la anexión rusa de la Crimea ucraniana, esgrimiendo que se basó en un supuesto voto democrático, y defendió el derecho de Baluchistán a decidir su futuro en Pakistán.

Apoyo al referéndum

Rohrabacher también fue el primer legislador estadounidense en apoyar el referéndum de independencia en Catalunya en el 2015. Y dos años después fue invitado al Palau de la Generalitat junto al congresista demócrata Brian Higgins, reelegido en estas legislativas. “Dejé claro a los medios españoles que no defiendo la independencia de Catalunya, pero sí el derecho de los catalanes a decidir por sí mismos”, dijo en la primavera del 2017. El republicano perdió el miércoles su escaño tras un cuarto de siglo en el Congreso por menos de un punto porcentual.

Tampoco fue reelegido el congresista por Florida, Carlos Curbelo, quien se distanció del presidente Donald Trump durante su campaña. Curbelo fue uno de los congresistas que recibieron a Puigdemont en su viaje a Washington a principios del año pasado. Por entonces, pidió diálogo al Gobierno español para resolver el conflicto político, pero también se posicionó claramente a favor de un referéndum de independencia. “La autodeterminación es un tema muy importante para nosotros. Mi familia tuvo que huir de un país donde ese derecho no existe”, dijo entonces refiriéndose a Cuba.

Ros-Lehtinen nunca se pronunció públicamente, pero sí asistió a la reunión en la que un grupo de congresistas escuchó las posiciones del Govern de Puigdemont en el 2017, una visita que lideró el entonces 'conseller' de Exteriors, Raül Romeva.