CAMPAÑA ELECTORAL EN EEUU

Indignación por un racista vídeo de campaña de Trump sobre inmigración

Se lee en minutos

Idoya Noain / Nueva York

Se puede llegar más bajo. Empeñado en convertir la inmigración en el tema central para movilizar a las bases republicanas y tras varios días azuzando el discurso xenófobo y de miedo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha publicitado en Twitter un racista anuncio en vídeo preparado por su campaña que ha provocado una ola de indignación en Estados Unidos.

En el vídeo se acusa a los demócratas de haber permitido la entrada y la permanencia en EEUU de Luis Bracamontes, un inmigrante mexicano sin papeles que fue deportado dos veces y fue condenado en abril por matar en 2014 a dos policías en California. Tras las imágenes de Bracamontes se proyectan otras de la última caravana de migrantes centroamericanos cuando cruzaban la frontera entre Guatemala y México. También se incluye una entrevista de Fox con uno de esos migrantes, no identificados, que dice que quiere llegar a EEUU y pedir un perdón por un intento de asesinato.

Algunos medios han decidido no publicar y propagar el vídeo, que se considera la pieza de publicidad política más racista desde que en la campaña de 1998 los republicanos que apoyaban la candidatura presidencial de George H. W. Bush azuzaron los miedos raciales vinculando al candidato presidencial demócrata, Michael Dukakis, a un crimen cometido por Willie Horton, un ciudadano negro.

Aquella vez, no obstante, tras el anuncio estaba un Comité de Acción Política. Esta vez, según ha explicado en un hilo en Twitter el profesor de historia de Princeton Kevin Kruse, "es mucho peor" porque "el anuncio viene directamente de la cuenta personal del propio presidente". "No es solo que el presidente de EEUU esté personalmente impulsando políticas nacionalistas blancas en su forma más horrible y cruda, es que lo hace con orgullo e intención", ha escrito el historiador.

Te puede interesar

La Administración de Trump anunció esta semana el envío de 5.200 soldados en activo a la frontera. El miércoles el presidente sugirió que podrían ser "hasta 15.000". También el miércoles se supo que Trump estudia usar el poder ejecutivo para eliminar el derecho de suelo que constitucionalmente da la nacionalidad estadounidenses a todos los nacidos en el país. Y este jueves Trump, que define la caravana como "emergencia nacional" e "invasión", el mismo término que usaba el hombre que el sábado cometió en una sinagoga de Pittsburgh la peor matanza de judíos de la historia de EEUU, tiene previsto hacer unas breves declaraciones sobre inmigración en la Casa Blanca.