Ir a contenido

Disputas comerciales

La relación entre Brasil y Argentina está bajo tensión con el triunfo de Bolsonaro

El hecho de que el ultraderechista que dirigirá al gobierno brasileño no le dé importancia al Mercosur, ha sido mal visto por sus vecinos

El Periódico

A supporter of Brazils new president-elect, Jair Bolsonaro, celebrates in front of Bolsonaros condominium at Barra da Tijuca neighborhood in Rio de Janeiro, Brazil.   REUTERS/Sergio Moraes

A supporter of Brazils new president-elect, Jair Bolsonaro, celebrates in front of Bolsonaros condominium at Barra da Tijuca neighborhood in Rio de Janeiro, Brazil.   REUTERS/Sergio Moraes / X90023

Apenas han pasado algunos días desde que el ultraderechista Jair Bolsonaro ganó las elecciones presidenciales en Brasil y ya se tensó la relación con Argentina, su principal socio comercial, luego de que algunos miembros de su futuro gabinete han advertido que ni ese país ni el Mercado Común del Sur (Mercosur) son prioritarios para ellos. En cambio el principal destino al exterior donde podrán su atención será Chile, rompiendo así con toda la estructura de flujo de mercancías y de producto que existe hasta este momento a través de ese tratado.

Dada la importancia de la relación comercial entre ambos países, tradicionalmente los presidentes electos de Brasil y de Argentina se prodigan la primera visita internacional. Por eso, Bolsonaro sorprendió al confirmar que viajará primero a Chile para ver al presidente Sebastián Piñera, con lo que comenzó a marcar una diferencia en la política internacional brasileña, en la que se esperan cambios radicales en cuanto asuma dada su condición de líder de la ultraderecha.

Argentina busca salidas

El canciller argentino, Jorge Faurie, intentó minimizar este martes la decisión de Bolsonaro al asegurar que “no importa hacia dónde va en primer lugar, sino el grado de diálogo e interacción que tengamos los gobiernos, eso es lo realmente importante".

Sin embargo, reconoció que “los jefes de Estado, cuando inician su mandato, realizan viajes a los países con los que tienen intereses prioritarios, y lo hacen relativamente rápido". Bolsonaro ganó las elecciones presidenciales y la tensión con su país vecino fue inmediata, ya que su futuro ministro de Hacienda, Paulo Guedes, anunció apenas unas horas después que ni Argentina ni el Mercosur son una prioridad para el nuevo gobierno.

Brasil busca algo más

El Mercosur es muy restrictivo, Brasil quedó prisionero de alianzas ideológicas y eso es malo para la economía”, dijo al reiterar las críticas al bloque que Bolsonaro lanzó durante la campaña.

Por el contrario, una de las principales metas de Mauricio Macri desde que asumió en diciembre de 2015 fue liderar el proceso para fortalecer al Mercosur y sobre todo, alcanzar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.  Ante la tensión que se ha creado, Guedes aclaró que no quiso desmerecer a la Argentina o al Mercosur, pero reiteró que las prioridades del gobierno de Bolsonaro son otras.