Ir a contenido

Caravana migrante

El flujo migratorio actual es "inédito y atípico", dicen los gobiernos de México y Centroamérica

En medio de una crisis migratoria, los representantes de la región se reunieron para establecer medidas para atender a miles de personas

El Periódico

Caravana de migrantes rumbo a los Estados Unidos

Caravana de migrantes rumbo a los Estados Unidos / EFE

Ante el recorrido que hacen miles de centroamericanos con la intención de llegar a los Estados Unidos, en una situación que nunca antes se había visto en la región, los encargados de asuntos migratorios de El Salvador, Guatemala, Honduras y México, coincidieron en que el flujo de migrantes que se registra en sus países desde mediados de octubre es "inédito y atípico", según la cancillería mexicana.

La Secretaría (ministerio) de Relaciones Exteriores (SRE) de México informó en un comunicado que hubo una “reunión de trabajo entre los viceministros con el fin de abordar el estado de los flujos migratorios recientes de ciudadanos centroamericanos, intercambiar perspectivas sobre el tema y acordar un plan de acción conjunto e inmediato”.  Además la SRE aseguró que todos “coincidieron (en) que el flujo que se registra desde mediados de octubre a la fecha se trata de un flujo inédito y atípico de migrantes".

Atención especial

Por tanto, añadió, los delegados apuntaron que el fenómeno "requiere de una atención especial por parte de los gobiernos para garantizar el respeto de sus derechos humanos, proveer asistencia humanitaria, al tiempo de mantener una migración segura, ordenada y regular y con apego a las leyes migratorias de cada país".

"Los cuatro países acordaron profundizar y agilizar el intercambio de información relevante para atender las peculiaridades del flujo migratorio inédito. Se destacó que las acciones que los Estados emprendan estarán basadas en el principio de la responsabilidad compartida", precisó la cancillería mexicana.

Políticas migratorias actuales

Asimismo, los representantes de El Salvador, Guatemala, Honduras y México, revisaron las medidas adoptadas para la atención de los nacionales centroamericanos en cada país, evaluaron las políticas migratorias vigentes y se expusieron los recursos que México, en particular, ha puesto a disposición para ofrecer el reconocimiento de la condición de refugiado a los migrantes.

México en particular reafirmó su compromiso de seguir trabajando de manera conjunta con los gobiernos de los países del Triángulo Norte de Centroamérica para atender las causas estructurales de la migración a través de acciones que promuevan el desarrollo económico y social en la región.