Ir a contenido

Crisis migratoria

La segunda caravana de migrantes entra en México pero es detenida por la policía

Tras los enfrentamientos con las autoridades mexicanas, los migrantes intentaron cruzar el río Suchiate pero finalmente se entregaron a las autoridades

El Periódico

La caravana centroamericana está saliendo de la Ciudad de México

La caravana centroamericana está saliendo de la Ciudad de México / EFE

La crisis migratoria sigue creciendo en la frontera sur de México y casi 2.000 migrantes, sobre todo hondureños, ingresaron en territorio mexicano y se entregaron a las autoridades tras haber visto frustrado por policías su intento de entrar por la fuerza el domingo pasado.

Fuerzas federales mexicanas impidieron el ingreso a los miembros de la segunda caravana que intentó cruzar por la fuerza, como lo hizo un primer contingente el pasado 19 de octubre, a través del puente internacional que atraviesa la frontera México-Guatemala en el municipio del Suchiate, estado suroriental de Chiapas.

Cruzan caminando el río

Ante los operativos policiales, los migrantes decidieron lanzarse a las aguas del río Suchiate para aventuraron a cruzar caminando el límite natural de la frontera entre México y Guatemala, pero un despliegue policial del lado mexicano les impidió hacerlo y los mantuvo varados durante unas dos horas, hasta que accedieron a ingresar a través de una aduana migratoria.

Los migrantes entraron ordenados en la instalación del Instituto Nacional de Migración (INM) e iniciaron su registro ante esa dependencia, y posteriormente fueron llevados a un albergue mujeres, hombres y niños.

Solicitan refugio

El INM confirmó que son 1.895 centroamericanos que han solicitado refugio. Entre tanto, los miembros de la primera caravana cruzaron sin incidentes la garita migratoria de San Pedro Tapanatepec y arribaron a Santiago Niltepec, en el sureño estado de Oaxaca.

En el trayecto, la población local salió a su paso para entregarles bolsas y botellas de agua y alimentos acompañados de palabras de aliento y esperanza hasta el mediodía, cuando llegó el último grupo de migrantes a Niltepec.