Aliados estratégicos

Jair Bolsonaro y Mike Pompeo cierran filas para atender la crisis de Venezuela

La relación entre Estados Unidos y Brasil pinta bien con la llegada del ultraderechista a la presidencia del país sudamericano

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro. 

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro.  / PILAR OLIVARES (ACN)

1
Se lee en minutos
El Periódico

De manera casi automática, el gobierno de Estados Unidos aceptó y reconoció el triunfo del ultraderechista Jair Bolsonaro y tanto Donald Trump como el secretario de Estado, Mike Pompeo, han hablado con el nuevo presidente electo de Brasil para cerrar filas ante temas importantes de la región, como la crisis venezolana y el crimen internacional.

Según un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, señaló que Pompeo y Bolsonaro hablaron vía telefónica “de la colaboración en asuntos de política exterior prioritarios incluyendo Venezuela, la lucha contra la delincuencia trasnacional y formas de reforzar los lazos económicos entre Estados Unidos y Brasil, las dos mayores economías del hemisferio oeste".

Pompeo y Trump lo felicitan

La nota agregó que Pompeo felicitó a Bolsonaro por su victoria y resaltó la alianza entre ambos países, "basada en el compromiso mutuo para promover la seguridad, la democracia, la prosperidad económica y los derechos humanos".

Bolsonaro, quien ha manifestado en varias ocasiones una fuerte oposición al Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, negó previo a la que fuera a declarar la guerra al país vecino.

Por su parte, el presidente Trump que habló por teléfono con el ultraderechista, señaló que tuvo “una buena conversación con el recién elegido presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien ganó las elecciones por un margen sustancial. ¡Acordamos que EE.UU. y Brasil trabajarán estrechamente en materia comercial, militar y todo lo demás!", aseguró Trump en un mensaje en su cuenta de la red social Twitter. "¡Excelente llamada, le expresé mis felicitaciones!", agregó.

Noticias relacionadas

El ultraderechista brasileño ganó en la segunda vuelta de las presidenciales con el 55 % de los votos, frente al 44% que obtuvo el progresista Fernando Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

El presidente electo ha explicado que quiere en su política exterior acabar con las "tendencias ideológicas", acercar a Brasil a los países más desarrollados y recuperar el "respeto internacional".