Ir a contenido

Crisis de seguridad

Trump y Melania están "extremadamente enfadados" por los intentos de ataques

Tanto el presidente de los EEUU como la primera dama, rechazaron estos actos y llamaron a sus ciudadanos a mantenerse unidos

El Periódico

WASHINGTON  EE UU  - El presidente de los Estados Unidos  Donald J  Trump  y la primera dama Melania Trump  llegan para hablar sobre la crisis de opiaceos en la Casa Blanca  en Washington y aprovecho la oportunidad para hablar sobre las bombas que se enviaron al ex presidente de los EE UU   Barack Obama  y a la ex primera dama de Estados Unidos  Hillary Clinton  EFE Jim Lo Scalzo

WASHINGTON  EE UU  - El presidente de los Estados Unidos  Donald J  Trump  y la primera dama Melania Trump  llegan para hablar sobre la crisis de opiaceos en la Casa Blanca  en Washington y aprovecho la oportunidad para hablar sobre las bombas que se enviaron al ex presidente de los EE UU   Barack Obama  y a la ex primera dama de Estados Unidos  Hillary Clinton  EFE Jim Lo Scalzo / EPA

El presidente estadounidense, Donald Trump, condenó lo que consideró "atroces" intentos de ataque contra destacadas figuras demócratas de EU e instó al país a "unirse" y rechazar los "actos o amenazas de violencia política”, situación que no aporta nada en torno a las elecciones de medio mandato en noviembre próximo.

"Estamos extremadamente enfadados, disgustados, infelices sobre lo que ha ocurrido esta mañana, y llegaremos al fondo de esto", dijo Trump al comienzo de un discurso en la Casa Blanca sobre la crisis de adicción a los opiáceos en Estados Unidos.

"Tenemos que unirnos. Tenemos que unirnos y enviar el mensaje claro, rotundo, inconfundible de que los actos o amenazas de violencia política de cualquier tipo no tienen cabida en Estados Unidos", subrayó.

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, también condenó los ataques en unas breves declaraciones a la prensa antes de que hablara el mandatario y aseguró: "No podemos tolerar estos ataques cobardes y condeno rotundamente a todos aquellos que eligen la violencia".

Los paquetes interceptados

Trump no mencionó explícitamente al expresidente Barack Obama, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton ni ninguno de los otros objetivos de los paquetes sospechosos que fueron interceptados en las últimas horas, solo habló en general de los intentos de ataque a "exaltos cargos del Gobierno" y figuras en posiciones de poder.

Un primer paquete fue depositado en la dirección del filántropo de causas liberales George Soros, quien ha sido frecuente blanco de críticas del presidente Trump. Los otros paquetes fueron enviados por correo a los Clinton, al exmandatario Barack Obama, a la senadora de California, Kamala Harris, y al exprocurador Eric Holder, todos demócratas.

Otro paquetes sospechosos fueron dirigidos a John Brennan, en el edificio Time-Warner de Nueva York, que también alberga las oficinas de la cadena CNN. Brennan es un frecuente crítico de Trump.

Los ataques contradicen valores estadounidenses

"Esta atroz conducta es aberrante respecto a todo lo que valoramos y consideramos sagrado como estadounidenses", afirmó el presidente. "Los paquetes están siendo inspeccionados y hay abierta una investigación federal de alto perfil. Todo el peso de nuestro Gobierno se está empleando para completar esta investigación y traer ante la Justicia a los responsables de estos despreciables actos. No escatimaremos en recursos ni en gastos", subrayó.

El mandatario recibió información sobre los ataques durante una reunión con el fiscal general de EU, Jeff Sessions, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, el director del FBI, Christopher Wray, y el director del Servicio Secreto, Randolph D. "Tex" Alles.