Ir a contenido

Movilización fronteriza

Reabren el paso fronterizo de Agua Caliente a emigrantes hondureños

La caravana, que en buena parte llegó a México el viernes, ha continuado en ruta hacia Estados Unidos

El Periódico/EFE

En Guatemala, la segunda caravana de emigrantes hondureños que atraviesa ese país retomó hoy su recorrido hacia Guastatoya desde Zacapa, con el objetivo de llegar a Estados Unidos como destino final.

En Guatemala, la segunda caravana de emigrantes hondureños que atraviesa ese país retomó hoy su recorrido hacia Guastatoya desde Zacapa, con el objetivo de llegar a Estados Unidos como destino final. / GETTY IMAGES NORTH AMERICA

Caliente, fronterizo con Guatemala, tras un nuevo cierre temporal derivado de la masiva caravana de miles de emigrantes que salieron por ese lugar el pasado día 13 hacia Estados Unidos de manera ilegal.

El subdirector del Instituto de Migración (INM), Carlos Cordero, dijo a periodistas que el paso de las personas hacia Guatemala ha sido reabierto, pero cumpliendo cada viajero con la documentación requerida.

Cordero recordó que los mayores de 21 años deben presentar su "tarjeta de identidad", mientras que los menores de edad deben llevar "pasaporte y la debida autorización de los padres si no van acompañados".

El martes, las autoridades de los dos países centroamericanos reabrieron el paso para el transporte privado y de mercancías, tras haber sido cerrado por incidentes derivados de protestas de inmigrantes queriendo cruzar la frontera de manera ilegal.

En Agua Caliente, los hondureños deben registrarse en el punto de su país y el de Guatemala, cuyas ventanillas funcionan a la par, en un mismo edificio, en un trámite que le puede llevar unos tres minutos al viajero.

En la ventanilla de Guatemala a los hondureños que van para ese país les piden pasaporte o tarjeta de identidad a los adultos, y el primer documento a los menores.

En caso de que viajen a México, Estados Unidos o Canadá, además del pasaporte se les exige la visa del país al que van, a niños y adultos por igual.

Nada de eso cumplieron los 3.000 emigrantes hondureños que, según las Naciones Unidas, salieron el 13 de octubre desde San Pedro Sula, norte hondureño, pasando por la frontera de Agua Caliente, lo que tampoco han hecho otros miles que les han seguido desde entonces.

La caravana, que en buena parte llegó a México el viernes, ha continuado en ruta hacia Estados Unidos, aunque el cansancio empieza a hacer estragos entre los emigrantes. Hoy muchas familias iban fragmentadas y rezagadas con hijos pequeños, a la espera de un vehículo que los transporte gratuitamente.

En Guatemala, la segunda caravana de emigrantes hondureños que atraviesa ese país retomó hoy su recorrido hacia Guastatoya desde Zacapa, con el objetivo de llegar a Estados Unidos como destino final.