Ir a contenido

TENSIONES DIPLOMÁTICAS

Merkel anuncia que Alemania paralizará la venta de armas a Arabia Saudí

La cancillera adopta la medida hasta que se resuelvan las incógnitas sobre el asesinato de Kashoggi

Trump rectifica y lamenta ahora las "mentiras" de Riad sobre la muerte del periodista disidente

Carles Planas Bou

Un manifestante muestra la foto de Jamal Khashoggi en una protesta frente al consulado de Arabia Saudí en Estambul.

Un manifestante muestra la foto de Jamal Khashoggi en una protesta frente al consulado de Arabia Saudí en Estambul. / REUTERS / Osman Orsal

Alemania paralizará la venta de armas a Arabia Saudí hasta que se esclarezca el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi, asesinado el pasado 2 de octubre en el consulado saudí de Estambul. En un acto de campaña para las elecciones regionales de Hesse, la cancillera alemana, Angela Merkel, ha asegurado que la actual dinámica de exportaciones de armas a Riad no se puede mantner "en las circunstancias actuales” y ha pedido juzgar a los responsables del crimen.

Junto a París y Londres, Berlín había exigido unas horas antes de las palabras de Merkel la "urgente necesidad de una aclaración" sobre la muerte de Kashoggi, crítico con el monarca saudí Mohammed bin Salmán. Aunque Riad aseguró que el periodista falleció tras una "pelea" en el consulado, en el comunicado, los tres aliados europeos han subrayado que esa versión debe ser respaldada con "hechos" para ser considerada "creíble y han denunciado que la "muerte violenta" del reportero supone una "conmoción".

Alemania, Francia y el Reino Unido urgen a Riad a profundizar en una investigación hasta ahora inaceptable para muchos y a sentar a los responsables de la muerte de Kashoggi en el banquillo de los acusados. "Las amenazas, ataques o asesinatos de periodistas, en cualquier circunstancia, es algo inaceptable y genera la mayor de las preocupaciones en nuestras tres naciones", indica la nota conjunta.

Congelar la venta de armas

Cada vez son más las voces de la política alemana que piden congelar la exportación de armamento a Riad. Este sábado,  el ministro de Asuntos Exteriores, el socialdemócrata Heiko Maas, ya abrió la puerta a una decisión que puede oficializarse en las próximas horas.

Desde las filas conservadoras, el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento alemán, Norbert Röttgen, fue más contundente. "En el caso de que Arabia Saudí no tome las medidas oportunas, el Gobierno alemán debería coordinarse con sus socios de la Unión Europea y de la OTAN para llegar a acuerdos en el ámbito diplomático como la expulsión de funcionarios de la embajada saudí", aseguró en una entrevista al diario Welt am Sonntag.

La relación comercial entre Alemania y Arabia Saudí es peligrosamente estrecha. Aunque el nuevo Gobierno alemán se comprometió en febrero a "no aprobar la exportación de armas a países que participen en la guerra del Yemen" la realidad ha sido muy distinta. Este año Riad ha sido el segundo mayor cliente de la industria armamentística alemana y entre el 2016 y el 2017 el Ejecutivo de Merkel quintuplicó la emisión de licencias de exportación de armas con sus socios saudís. Entonces fue la oposición quien denunció esos vínculos. Con un 5,8% del total, Alemania es actualmente el cuarto mayor exportador mundial de armas.

Giro de Trump

La tensión diplomática también se palpa en EEUU. Tras haber aceptar como "creíble" las controvertidas explicaciones que llegaban desde Riad, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trumpha cambiado el rumbo y ha lamentado las “mentiras” de Arabia Saudí sobre la macabra muerte del periodista. “Obviamente ha habido engaños y mentiras”, ha aceptado en una entrevista con The Washington Post, diario en el que colaboraba Khashoggi.

Mientras Riad defiende que el periodista murió en una pelea, la investigación de las autoridades turcas apunta a un caso mucho más escabroso. Según la información policial filtrada a los medios turcos, Khashoggi murió tras ser torturado en el despacho del cónsul saudí. Durante hasta siete minutos el periodista sufrió varias amputaciones y posteriormente fue descuartizado. Su paradero sigue sin conocerse.

A pesar de las fuertes presiones republicanas, Trump ha evitado criticar a su principal aliado en Oriente Próximo y ha descrito a Bin Salmán, como "una persona fuerte que realmente ama a su país”. La investigación señala que hasta 15 oficiales de alto rango del gobierno de Riad habrían participado en el brutal asesinato de Khashoggi.

Crítico con el régimen totalitario del monarca saudí, conocido popularmente como MBS, Khashoggi se exilió el año pasado a Estados Unidos por temor a las represalias. En su última columna escrita para el Post, el reportero denunció abiertamente la represión de Riad sobre la libertad de expresión y el secuestro de la opinión pública en el mundo árabe. El pasado 2 de octubre Khashoggi desapareció tras visitar el consulado de Arabia Saudí en Estambul. Él y su pareja, la investigadora turca Hatice Cengiz, habían decidido casarse e instalarse en la capital.